Buscan preservar el pinabete en Chimaltenango

Prestamos en 24 horas

Con la intención de preservar el pinabete en Chimaltenango, el Instituto Nacional de Bosques (Inab) Consejo Nacional de Áreas Protegidas y empresarios de Tecpán Guatemala, dieron a conocer la forma en que trabajan para conservar la especie para poderla comercializar de una forma segura.

En un recorrido por las fincas El Encanto y Caleras Chichavac, en Tecpán Guatemala, se pudo conocer la forma en que trabajan los propietarios y otros más que se dedican a este negocio.

La especie del pinabete es especial porque germina cada dos años, y de cada 100 semillas que se siembran se logran entre 10 y 12 arbolitos.

Estudios que han realizado indican que de 100 arbolitos que se siembren no se ha logrado que sobrevivan por lo menos el 50 a 60 por ciento, es por eso de la importancia de no cortarlos sin un manejo sostenible.

Algunas fincas en Tecpán llevan más de 40 años sembrando el árbol de pinabete

Mario Salguero, director de la región cinco del Inab, dijo que en la finca El Encanto ya llevan unos 40 años de dedicarse a sembrar y vender los arbolitos navideños y que recuerda que fue a una de las primeras fincas que llegó a poner marchamos.

“En El Encanto existen troncos de árboles de donde ya se han cortado hasta siete veces arbolitos navideños y esta es una de las grandes ventajas de esta especie, porque se tiene el cuidado de no cortar algunas ramas para que de allí brote un nuevo árbol que dentro de unos tres años ya se podrá cortar de nuevo.

Es importante decirle a la población que cuando compran un arbolito de estas plantaciones pueden estar tranquilos porque no están causando la muerte del árbol porque esta especie tiene la bendición de rebrotar”, indicó Salguero.

Efraín Lares, encargo de podar los arbolitos de la finca El Encanto, comentó que tiene 36 años de estar trabajando en ese lugar y puede dar fe que se cuidan los troncos de los árboles para que se puedan seguir aprovechando.

“Para esta época tenemos que cuidar con otros compañeros las cuatro hectáreas que existen de terreno para que los malos vecinos no se los roben y causen daño.

 

Víctor Chamalé, NC Chimaltenango.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *