Crisis Civilizatoria del siglo XXI, “La era del antropoceno”

Prestamos en 24 horas

A pesar de que no existe acuerdo entre los científicos, la mayoría de ellos sostiene que nuestro planeta TIERRA, se formó hace unos 4.470  millones de años, desde ese tiempo hasta la actualidad y para que el planeta pudiera llegar a ser lo que es, han ocurrido eventos gigantescos e inimaginables, cataclismos, erupciones de supervolcanes,  movimientos tectónicos inconmensurables, aparición y desaparición de montañas  cordilleras y  continentes, rupturas de grandes masas de tierra, aparición de océanos, glaciaciones brutales, formación de gases, metales, etc., en síntesis la tierra y el agua han sufrido una y otra vez, remodelaciones extremas difíciles de imaginar hoy día.

La formación de la Tierra incluye situaciones sumamente importantes, es el tercer planeta del sistema solar, está justamente en el centro de la zona habitable a la que los científicos llaman “Ricitos de Oro”, se formó lo suficientemente lejos del sol, lo que le permite mantener la mayor cantidad de su agua líquida y a la vez lo suficientemente cerca para mantener el calor y evitar su congelación; si nuestro planeta se hubiera formado apenas unos kilómetros más cerca del Sol, no habría ni el agua líquida ni el agua sólida necesaria para la vida tanto animal como vegetal, toda el agua sería gaseosa, en tanto que, si hubiera quedado un poco más lejos del Sol,  todo se congelaría y por consiguiente no habría agua líquida. Nuestro planeta quedó a la distancia justa, lo que permitió que hubiera agua líquida, situación que posibilitó el surgimiento de la vida sobre la superficie de la Tierra. Por cierto, en 1994 un panel de la NASA presidido por el científico Gerald Joyce definió “LA VIDA” con la siguiente y sencilla frase: “La vida es un sistema químico autosustentable capaz de incorporar novedades y de experimentar evolución darwiniana”.

Ahora bien, el surgimiento de las primeras formas  de vida se calcula en unos 3800        millones de años, por supuesto estas primeras formas de vida fue a través de bacterias, como lo es hasta el presente, las bacterias pueblan cada organismo vivo y se cuentan por billones de clases o especies, las cantidades son tan enormes así como comprimidas, que sólo una cucharada de tierra contiene cerca de 50.000 millones de ellas, distribuidas en bacterias buenas y dañinas para el cuerpo humano.

El devenir del tiempo produjo distintos tipos de seres vivos, de tal manera que, los dinosaurios hicieron su aparición hace unos 230 millones de años y desaparecieron cuando ocurrió la última mega extinción, hace 65 millones de años.

La última mega extinción

El planeta sufrió uno de los peores momentos de toda su historia, un asteroide de unos 10 kilómetros de diámetro impactó contra la Tierra cerca de la actual península de Yucatán en México, el choque produjo un  inmenso megatsunami que barrió el globo terráqueo, seguido de gigantescos incendios que quemaron continentes enteros, el cielo se cubrió de una nube inmensa de roca evaporada y la fotosíntesis se detuvo completamente, el nivel del mar descendió y dejó expuesto buena parte de la plataforma continental, probablemente las redes alimentarias de los océanos fueron trastornadas lo que a la vez pudo acabar con miles de especies de seres que habitaban en ella. Algunos científicos especulan que  se produjo una contracción y probablemente un hundimiento de todo el fondo del mar.

Todos los dinosaurios desaparecieron y  el escenario estaba listo para los mamíferos, estos pequeños vertebrados semejantes a los roedores se habían adaptado a la compañía de los dinosaurios que eran mucho más grandes (y por lo mismo estaban condenados a morir en la hecatombe). El planeta siguió evolucionando y como consecuencia de una de las últimas catástrofes surgió el ancestro más antiguo de la especie humana, un ser que caminaba erecto hace quizá unos ocho millones de años en África central.

Transcurrido el tiempo, en el oriente de África surgió hace 160 mil años el llamado “Homo Sapiens” (el hombre que piensa), en este aspecto es importante acotar que el homo sapiens no ha sido la única especie de humanos que ha existido, en algún momento coexistimos varias especies de humanos en el mismo momento histórico. Por otra parte y comparado con toda la historia de la Tierra, 160 mil años es un segundo cósmico, por lo que la soberbia humana de creerse el cenit de la creación, o  dueño del universo y pensar que el mundo comienza con la llegada del hombre, es una tonta vanidad y una fantasía ilusa.

Con la aparición del hombre sobre la faz de la tierra, los cambios se aceleraron sobre todo en los últimos 5 siglos, derivado del cambio de pensamiento y postura del género humano en relación a la naturaleza, así, mientras en la mal llamada  Edad Media se tenía la noción de un universo viviente y espiritual (La Pacha Mama, La Gaia, La Madre Tierra, La Madre de los mil pechos, etc.), los científicos de esta época buscaban en todo, lo que llamaron  “El propósito escondido”, es decir, la grandeza escondida en las cosas pequeñas, consideraron preguntas relacionadas a la ética, el alma humana y a Dios, como realidades de la mayor importancia.

Sin embargo, el Renacimiento que se ubica entre los siglos XV y XVI, marcó una nueva era en el pensamiento filosófico, económico, artístico y espiritual de la humanidad; así, mientras en la  “Edad Media” la vida era teocéntrica, en el Renacimiento se torna antropocéntrica, en la “Edad Media” el centro de todo era Dios, en el Renacimiento el hombre se pone en el centro de toda la creación y prácticamente asume el papel de dios. Cabe señalar que a los siglos XVI y XVII, los historiadores han llamado “La Edad de la Revolución Científica”, misma que comenzó con Nicolás Copérnico, en este tiempo  la visión medieval cambió radicalmente y el mundo comenzó a verse como una fuente de recursos infinitos, se pensó que se podía explotar el planeta de manera inmisericorde y que ella soportaría. Fue tan radical el cambio de pensamiento y de visión sobre la naturaleza, al extremo de que Francis Bacon sostuvo “debemos someter a la naturaleza, debemos torturarla como a una esclava, encadenarla y torturarla hasta que nos suelte el último de sus secretos”, en otras palabras, la noción de un universo vivo, orgánico y espiritual fue reemplazado por la de un mundo como una máquina.

Por su parte Renato Descartes con su filosofía positivista radical, sostuvo que “toda  ciencia es cierta si incluye el conocimiento evidente”, escribió. “Rechazamos todo conocimiento que sea meramente probable y juzgamos que solamente deben creerse aquellas cosas que sean perfectamente conocidas y de las que no pueda haber dudas”, desconociendo de esta manera que el planeta fuera un ser vivo. La revolución industrial iniciada en la segunda mitad del siglo XVIII en el Reino Unido, vino a ponerle la guinda al pastel, con la producción en serie dio inicio la explotación y destrucción incontrolable de la naturaleza,  manifestada en el consumismo desmedido actual, aupado por la cultura del descarte y que  pone a la humanidad al borde del abismo y de la muerte, del que probablemente no habrá retorno. Estamos saliendo de la época del  pleistoceno y  entramos a la época del antropoceno, es decir “El ser que amenaza la vida”.

                  Eduardo Tuyuc C.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *