Dialéctica de la civilización “barbarie y modernidad en los siglos XX y XXI”

Prestamos en 24 horas

Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano, sentencia Schiller, y es que siempre queda la duda de si el hombre es “Homo sapiens” o es “Homo demens”, en palabras más cotidianas, “Homo brutus”.

En nuestro intento de tratar brevemente el tema de la civilización, antepondremos dialécticamente sus dos componentes primarios, como lo son los términos “barbarie” y “modernidad”. En relación al vocablo civilización, los mismos especialistas mantienen ciertas diferencias de definición y de criterio, por lo que para tratar de entenderla, intentaremos utilizar por lo menos dos.

Civilización:

  1. La RAE define la Civilización de la siguiente manera:
  • Acción y resultado de civilizar o civilizarse.
  • Conjunto de costumbres, ideas, cultura o arte de un pueblo o comunidad.
  1. Civilización: del latín
  • Civilis = civil
  • Izare = convertir en
  • Ción = acción y efecto

En otras palabras, la palabra civilización vendría a significar la acción y efecto de convertir o mejorar la formación y el comportamiento de las personas, así como elevar el nivel cultural de una sociedad.

Dicho de otra manera, la civilización es el estadio cultural propio de las sociedades más avanzadas según su nivel de ciencia, artes, economía, etc. Entre las civilizaciones más destacadas en la historia de la humanidad  podemos incluir la china, egipcia, griega, romana, maya, inca, azteca, sumeria, etc.

Como estadio cultural, la civilización sucede al salvajismo y la barbarie. Se suele considerar que la civilización actual (¿moderna?) se inicia a partir del siglo XV, con la era de los descubrimientos, y se afianza a partir del siglo XVIII con la Revolución Industrial. Como es de notar y en este caso concreto, se piensa que la civilización a la que pertenecemos  y que inevitablemente está inmersa en la globalización, da comienzo justamente al finalizar la Edad Media, algunos filósofos y sociólogos como Enrique Dussel desechan el término Edad Media y ubican este espacio de tiempo como el Feudalismo, con lo que estamos totalmente de acuerdo, dado que, por un lado las investigaciones se realizan permanentemente y arrojan nuevos datos sobre hechos históricos, y por otro, la mayoría de los contenidos históricos que hemos aprendido, son fruto de ideologías ajenas a investigaciones profundas  cuyas razones, promotores, y consecuencias no son posibles de analizar en este tratado, en razón de su magnitud e importancia en la historia de la humanidad. Aunque podemos argumentar que si bien es cierto que históricamente, fue la Iglesia Católica la que introdujo a la humanidad a este tenebroso período, también fue la misma iglesia la que se encargó de sacarla de ese agujero negro al que la había sumido, sirviendo como bisagra entre la llamada Edad Media y El Renacimiento, Santo Tomás  de Aquino, debemos en este caso admitir, que este es un tema aparte.

Es común escuchar de personas con cierto nivel cultural, unas por convicción y otras por sarcasmo, expresiones tales como, “Por acá no ha llegado la civilización”, “Esas personas no son civilizadas”, “Vivo en tal o cual parte, porque ahí vive la gente civilizada”, “La venida de los europeos al continente americano, permitió la civilización de los indios”, etc., etc.

Barbarie: se entiende como la etapa que antecede a la civilización de un grupo humano (cuando éste la alcanza), la palabra “bárbaro” es de origen griego y designaba a los pueblos que no eran griegos, más o menos como se maneja hoy día el término cristiano, en el que se deduce de que si alguien es cristiano, consecuentemente no es católico, o al revés, si alguien es católico, obviamente no es cristiano (evangélico).

 Modernidad: siendo este término tan complejo, y quizá aún más complejo que los anteriores, únicamente argumentaremos que algunos la sitúan a partir del siglo XVI, hasta el inicio de la época contemporánea, que es la que vivimos actualmente, aunque podríamos agregarle que en realidad, vivimos la edad de la modernidad líquida, prestando las palabras e ideas del sociólogo polaco, Zygmunt Bauman, quien define de forma convincente, que la actual, es una sociedad desvinculada, individualista, aislada y marcada por el carácter transitorio de sus relaciones, lo que la hace mayormente vulnerable ante los embates de los que pretenden gobernar su vida.

Ahora bien, y a la luz de los acontecimientos ocurridos en el siglo XX y principios del XXI, en que se sucedieron dos Guerras Mundiales con la cauda de cerca de 70 u 80 millones de muertos, más los millones de fallecidos en las guerras implementadas en Afganistán, Irak, Serbia, Herzegovina, Angola, Siria, Irán, Centro América, (en el momento en que escribo estas líneas, abril de 2015, se está produciendo la guerra separatista en Yemen y otras partes del mundo).

 ¿Podríamos decir que vivimos actualmente una barbarie civilizada?

Si partimos de la premisa de que en la época de la barbarie se cometían las más grandes atrocidades, entonces, debemos de igual manera admitir que éstas, se siguen cometiendo actualmente solo que de manera más sofisticada, entonces:

¿Es esto la civilización? ¿Es esto la modernidad? A manera de ejemplo podemos citar algunos datos estadísticos sobre la cauda de muertes ocurridas en algunas guerras de mediados del siglo pasado, y los primeros tres lustros del presente, que nos permite corroborar lo aseverado y en el mejor de los casos despertar la conciencia acerca del tipo de civilización en que nos movemos.

  1. Primera Guerra Mundial (1914-1918) alrededor de 18 millones.
  2. Segunda Guerra Mundial (1939-1945) aproximadamente 70 millones.
  3. Guerras de Indochina y Vietnam (1945-1975) cerca de 5 millones.
  4. Guerras civiles de Sudán (1955 a la fecha) 2 millones, cuatrocientos mil.
  5. Guerras civiles del Congo (1996-2005) cerca de 5 millones.
  6. Invasión en Irak 1 millón doscientos mil.
  7. Genocidio en Ruanda (1994) 900 mil.
  8. Guerra de Biafra, Nigeria (1967) promovida por Estados Unidos e Inglaterra, 3 millones.
  9. Derrocamiento del Presidente Allende (1973) más de 3 mil.
  10. Bangladesh (1973), mas de 3 millones.
  11. Golpe de Estado y dictadura en Argentina (1977) 15 mil.
  12. Guerra interna en el Salvador (1980) 65 mil.
  13. Guerra interna en Guatemala (1960-1996) cerca de 200 mil.
  14. Guerra entre Irán e Irak (1980) 600 mil.
  15. Invasión del Líbano (1982) 20 mil.
  16. Masacre en el Sahara y Chatila (1982) 18 mil.
  17. Guerra y bloqueo contra Irak (1991) 3 millones.
  18. Golpe de Estado de Yeltzin (1993) 10 mil.
  19. Ruanda (1994) 1 millón.
  20. Invasión de Irak (2002) 200 mil.

Nota: es importante señalar que en los datos anteriores no se incluyen los heridos, desaparecidos y encarcelados.

Ahora bien, civilización puede ser sinónimo de progreso, desarrollo, avance, en   las formas de vida, en la economía, en lo político y lo social, comparado con su situación precedente. Sociológicamente se entiende que actualmente vivimos la civilización occidental (globalización) cuya raíz y esencia radica en la economía, lo que empuja a los países más poderosos, invadir a los más pequeños para apropiarse de sus recursos, utilizando para tal efecto mil artilugios y las formas más violentas para lograr sus aviesos fines. La civilización del siglo XXI sigue ofrendando sus hijos a Moloch.

Para ilustrar lo referente a la barbarie moderna, Franz Kafka  escribió en 1914 la novela “la colonia penal”, en ésta el escritor describe cómo el hombre crea una máquina a la cual manipula para someter a las personas a las torturas más exóticas, en el momento de la ejecución de un campesino condenado, la máquina va escribiendo con agujas sobre el cuerpo de éste  las razones de su muerte, finalmente se coloca la frase “Honra a tus superiores”, lo que significa que nadie debe poner en tela de juicio la doctrina jurídica del que es depositario el ejecutante, sea éste un funcionario, juez u oficial.

De manera imaginaria Kafka incluye en la figura del condenado, al pobre que por serlo ya está condenado, al rebelde, al beligerante, al que promueve la otredad, al revolucionario, al que no se vende, al que no renuncia a su utopía, al radical en sus ideas, al que no negocia su dignidad, al rebelde, o por el simple hecho de ser iraní, sirio, chino, vietnamita, venezolano, indígena, negro, iraquí, mujer, gay, etc.

A este punto llegamos a la conclusión de que actualmente vivimos dos, o convivimos en dos civilizaciones paralelas, una moderna, en la que el hombre hace gala de sus avances científicos en la tecnología, la cibernética, la nanotecnología, la robótica, etc., y  una barbarie eminentemente moderna, en la que se somete al hombre a las más sofisticadas formas de  tortura, esclavitud, manipulación, expoliación y destrucción, siempre en nombre del progreso de la economía y de la “civilización”.

La pregunta final sería ¿El hombre actual es más civilizado o es más estúpido?

Eduardo Tuyuc Curuchiche

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *