Fabricantes de tejas y ladrillos de barro de El Tejar registran bajas ventas.

Prestamos en 24 horas

El Tejar, Chimaltenango, es la cuna de la fabricación de tejas y ladrillos desde la época colonial hasta ahora.

Con esos productos se construyeron las ciudades de Santiago de Guatemala en el valle de Almolonga y Panchoy y de la Nueva Guatemala de la Asunción. Pero por la pandemia del COVID-19  sus fabricantes registran una baja considerable en su producción y ventas.

Baja producción.

Uno de sus fabricantes, José Luis Morales, comentó que desde la llegada del COVID-19 al país, la producción de tejas y ladrillos disminuyó de forma drástica, pues de unas 200 ladrilleras que operaban antes de la pandemia ahora solo quedan unas 80.

Esta situación redujo la producción y ventas hasta menos del 50 por ciento, aseguró. “La producción está baja por la pandemia, seguimos trabajando pero cuando sentimos el bajón del negocio bajamos también el ritmo”, dijo.

Además, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social les advirtió que solo podían trabajar media jornada laboral. Pese a esa situación, los fabricantes han tenido que mantener a sus familias con bajos ingresos económicos.

También comentó que este oficio lo heredó de su abuelo y padre desde hace más de cien años. Aunque con él podría terminar la fabricación de ese producto debido a que su hijo mayor se dedicó a trabajar en la economía de servicios.

 

Fuente de trabajo.

José Manuel Maica, otro fabricante, explicó que las ladrilleras de El Tejar forman parte de una de las principales fuentes de trabajo del municipio y su producto se distribuye en el centro y occidente del país. Además, fue declarado en el 2010 Patrimonio Cultural Municipal y en el 2019 Patrimonio Intangible de la Nación.

Al respecto, Daniel Pablo Ortiz, concejal y presidente de la Comisión de Educación y Cultura, aseguró que la Municipalidad tiene planificada formar una asociación de fabricantes de tejas y ladrillos para asegurar la venta de ese producto y mantener ese patrimonio intangible del municipio.

“Nosotros tenemos pensado hacer una asociación para que en un futuro no muy lejano sea una
cooperativa, para que el fabricante tenga seguro a dónde vender su ladrillo y luchemos como parte del
gobierno a que esto sea impulsado”, argumentó.

Dato

La Antigua Guatemala consume el 40 por ciento de eso productos de barro, seguido del occidente del país con un 30 por ciento.

Iván Espinoza, NC Noticias. 

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *