Hermano Simón, el santo popular de Guatemala.

Prestamos en 24 horas

En San Andrés Itzapa, Chimaltenango, decenas de devotos hacían largas filas, con flores y botellas de licor en las manos, para rendir devoción a esta imagen de la deidad popular guatemalteca.

Con plegarias de agradecimiento  y peticiones, la  música del mariachi acompañaba el lento caminar de los peregrinos que desde lejos llegaron a entregar sus ofrendas.

El olor a incienso y montes quemados, así como el humo del tabaco y el sofocante  calor de las velas multicolor guardaban el interior del templo bajo un cielo despejado del medio día.

Desde el oriente de Guatemala.

Una pareja de jóvenes del oriente  del país, con cerveza en mano, bailaban al ritmo de la música norteña, “Agradecido con el de arriba”, la algarabía era evidente, la fila de personas que conducían  hacia el altar, coreaban las canciones, entre risas, lágrimas y suspiros.

Las paredes del lugar están adornadas por cientos de plaquetas en agradecimiento por un sinfín de “favores” recibidos.

En algunos se puede leer el agradecimiento de  migrantes quienes llegaron a Estados Unidos bajo  la protección del santo, además, de brindar protección y prosperidad en los negocios.

 

El hermano Simón.

Después de esperar un largo tiempo, se llega al altar principal. Sentado en una silla luce “El hermano Simón”,  como le llaman sus seguidores, con un rostro occidental, un bigote espeso, sombrero, en una de sus manos porta una vara de autoridad y en la otra varios billetes.

Un nailon transparente cubre la imagen, botellas de licor son derramadas sobre el santo además de lanzarle dinero y arreglos florales.

Mientras sigue la veneración al santo, la quema de cohetillos continuó a lo largo del día y dentro de un ambiente festivo llevó a quien escribe a sentarse a una mesa para contemplar lo que sucedía.

 

Iván Espinoza, NC Noticias. 

 

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *