-Entrelineas-Solidaridad con periodista de Chimaltenango

Prestamos en 24 horas

La máxima entidad de prensa del país, la Asociación de Periodistas de Guatemala APG y su Comisión de Libertad de Prensa emitieron un comunicado de rechazo ante los ataques que dos periodistas han sufrido en los últimos días. Está el caso del colega Julio Bala, corresponsal en Chimaltenango de Nuestro Diario y de la periodista Hedy Aquino del diario capitalino La Hora.

El comunicado dice así:La APG repudia el violento ataque cometido por supuestos comerciantes en contra del periodista Julio Bala, colaborador de Nuestro Diario en Chimaltenango, ocurrido la mañana del 26 de marzo El reportero resultó con diversos golpes, mientras que su equipo fotográfico fue destruido.

Bala se encontraba en cercanías del mercado municipal de Tecpán, cubriendo una manifestación de comerciantes inconformes con cambios que planea implementar la municipalidad, cuando tres hombres empezaron a perseguirlo. El periodista corrió unos 100 metros, hasta que los sujetos lo arrojaron violentamente al suelo y lo golpearon en repetidas oportunidades.

Mientras lo agredían, los presuntos vendedores gritaban que no querían la presencia de la prensa en el lugar. Bala resultó con golpes en la cabeza, rostro y en el brazo izquierdo y su cámara fotográfica quedó destruida totalmente. El reportero indicó a la APG que en días anteriores, durante la manifestación de los locatarios, un grupo de personas lo intimidó y exigió que dejara de tomar fotografías.

Esa misma noche, uno de los presuntos agresores identificado como Carlos Hernández llegó a la vivienda del periodista y lo amenazó para que no interpusiera la denuncia ante el Ministerio Público y que se retirara las publicaciones, que habían aparecido en unas páginas de Facebook, sobre el ataque en su contra. Hernández le aseguró que si él hubiera sido el responsable de la agresión “lo hubiera hecho pedazos”.  Bala comentó que este no sería el primer delito en el que incurriría Hernández, pues al parecer tiene antecedentes por otros hechos, por lo cual maneja distintos nombres para evadir a las autoridades.

La APG solicita a la Unidad Fiscal de Delitos contra Periodistas que desarrolle, a la brevedad posible, las pesquisas necesarias para individualizar y procesar a los responsables de este cobarde ataque. Es fundamental que no solo se busque una sanción ejemplar para los agresores, sino que se garantice una reparación digna para la víctima, particularmente en la recuperación de su equipo fotográfico.

Asimismo, exige al Ministerio de Gobernación y la Dirección General de la Policía Nacional Civil (PNC) a que instruyan a sus elementos a proceder de formar inmediata cuando periodistas son víctimas de ataques. Es inadmisible que actos de este tipo continúen ocurriendo en presencia de elementos policiales.

Esta asociación rechaza además la actitud aversiva y comentarios despectivos de congresistas, particularmente de Álvaro Arzú Escobar y Felipe Alejos, presidente y vicepresidente del Legislativo, respectivamente, en contra de la reportera Hedy Quino, de La Hora.

Los diputados han realizado comentarios despectivos hacia el vespertino en distintas ocasiones, con el objetivo de demeritar el trabajo periodístico de Quino y evitar que continúe su labor eh el Hemiciclo. Además, los legisladores se han mostrado evasivos e ignorantes ante ciertos temas, para no dar información o declaraciones a la reportera.

El hecho más reciente ocurrió la semana pasada. Cuando Quino entrevistaba a un diputado, Juan Ramón Lau, de la bancada TODOS, pasó gritando a un costado, lo que ocasionó que el congresista terminara la entrevista. Quino denunció además que una empleada de comunicación social del Congreso se ha acercado a ella en numerosas oportunidades, procurando escuchar lo que habla con otros periodistas u observar lo que escribe en su celular.

La APG rechaza categóricamente la actitud inmadura de Arzú, Alejos y Lau en contra de Quino y La Hora, con las cuales no solo buscan demeritar el importante papel que realiza este medio, sino bloquear los cuestionamientos que pudiera realizar la reportera a estos legisladores. Estos funcionarios deben mostrar una actitud abierta y amistosa hacia todos los medios que cubren la fuente y no solo aquellos que ensalzan su imagen o emiten comentarios a su favor.

Estos dos casos demuestran cómo el trabajo periodístico en Guatemala está sujeto a presiones de quienes se ven afectados por el accionar de un colega. Tanto Bala como Aquino, tan solo están cumpliendo con su labor de informar de la mejor manera a sus lectores. Pero aquellos que se sienten afectados tan solo actúan atacando a quienes no son responsables de sus propioas actos.

Desde este espacio, nuestra solidaridad con ambos colegas porque nadie tiene ningún derecho de atacar ni física mi mentalmente a nadie, menos a quienes tan solo están ejerciendo su derecho a informar. 

Haroldo Sánchez

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *