Vecinos de San Martín Jilotepéque, temen que su patrimonio desaparezca.

Prestamos en 24 horas

San Martín Jilotepeque, es un municipio del departamento de Chimaltenango, en este lugar se enlazan rastros coloniales, prehispánicos, y modernos. En el centro del municipio, luce su Plaza Colonial, su templo dedicado a San Martin de Tours patrono del municipio, el edificio municipal, y la Casa Real.

Su nombre, se compone de la mezcla española e indígena: la advocación del Santo Patrón San Martín de Tours, más el náhuatl de Jilotepeque o Xilotepeque, que significa xilotl, mazorca de maíz tierno, o elote; y tepetl cerro, es decir cerro del maíz tierno o de elotes.

 

Antes y después

Aunque este poblado tenía todas las características de la colonia, quedan sólo algunos vestigios de esa historia, luego de perecer sus construcciones por la fuerza del terremoto de 1976. “Se le consideraba una pequeña Antigua Guatemala”, asegura el Dr. Miguel Ángel Car, cronista sanmartineco, al recordar las casas de tejas, las calles empedradas y los balcones. De esto perdura una calle, una vivienda y la Plaza Colonial Declarada Patrimonio Cultural de la Nación.

“Antes del terremoto, La plaza era un centro de confluencia, y el que todos recuerdan, en esta Plaza, se situaban varios vendedores para ofrecer sus productos, venían de las aldeas y algunos de Comalapa, siempre ocupaban la parte frontal de la Iglesia y algunos otros puntos, llegaban dos días, jueves y domingo, vendían, limpiaban y se iban, La Plaza quedaba limpia toda la semana”. Comenta Car.

Después del terremoto, y con la violencia de los años 80, el proceso económico del municipio fue dañado, la falta de fuentes de trabajo, y la nula visión de autoridades locales, dieron lugar a que la economía informal, ocupara la plaza.

Los arrendatarios del mercado, solicitaron un permiso para salir a ofrecer sus productos a la plaza colonial, y de forma gradual se fueron instalando hasta hacer de la Plaza, un mercado.

 

Patrimonio Cultural

El concepto Plaza es una noción española, se entiende por Plaza a un espacio grande y libre para el intercambio comercial, la divulgación de leyes o para los actos políticos y religiosos. Además de contar con una fuente decorativa al centro de la misma.

Al paso del tiempo San Martín Jilotepeque, resistió a las reformas impuestas por Justo Rufino Barrios, en las que, influenciado por la moda europea de suprimir las plazas por parques, por alguna razón, los vecinos sanmartinecos resistieron a este cambio, y hacen de la Plaza Colonial, Patrimonio Cultural de la Nación, única en su estilo y la ultima plaza en el país.

 

Intervenciones en la Plaza

Varias corporaciones municipales a lo largo de la historia, han realizado intervenciones en la plaza, desde sembrar 19 árboles a su alrededor, que luego de crecer, fueron talados por alterar el patrimonio, hasta la colocación de las casetas que predominan hasta la fecha.

De Patrimonio Cultural a Mercado

Cinco corporaciones municipales, han sido parte y testigo del abandono de la Plaza Colonial, y con el pasar de los años, el crecimiento poblacional, y la falta de políticas de reordenamiento, el mercado se instaló de forma permanente en ese lugar, alterando su arquitectura, y sufriendo graves daños en su estructura, prevaleciendo los intereses económicos más que el bien patrimonial.

Plan de Ordenamiento Territorial

Para el jefe edil, Bartolomé Chocoj, los planes de reordenamiento estaban contemplados desde antes de la pandemia, la construcción de un mercado, con mejor infraestructura, y una terminal la segunda en el departamento con capacidad para 180 buses, es parte de los proyectos que empezarán a ejecutar. “Son dos estructuras grandes que se quieren construir, para que ellos (los vendedores), puedan tener un lugar digno donde puedan comercializar sus productos”, aseguro el alcalde.

 

Con la llegada del COVID-19, y acatando las disposiciones presidenciales, se realizó el traslado del mercado, a 1.5 kilómetros de la plaza, el terreno está pavimentado con asfalto, se instaló una batería de sanitarios, dispensadores de agua y gel antibacterial, además de contar con una terminal y parqueos.

“Se construyeron unas galeras de manera provisional para que ya no estén bajo champas y pedazos de nailon, queremos que los vendedores puedan estar en una estructura formal, mientras empezamos a construir el nuevo mercado, las condiciones están dadas, lo que hay es inconformidad, de no cumplir con las disposiciones presidenciales y evitar la propagación del covid-19”. Argumentó el jefe edil.

La comunidad respalda una plaza libre

La sociedad civil, aplaude y respalda el accionar de la comuna, con pancartas en mano realizaron una manifestación pacífica en la plaza colonial, para mostrar su apoyo total, en que la plaza se mantenga libre de comerciantes, además circularon en las redes sociales fotografías de la Plaza iluminada con velas y las palabras “Plaza Libre” expresando el interés de los vecinos de conservar este espacio, y la ultima en todo el territorio nacional.

 

El pasado 29 de septiembre, el ejecutivo dio por finalizado el estado de Calamidad que regía desde marzo ante la pandemia del coronavirus, pero resaltó que una mayor apertura económica y social debe ser junto con las buenas prácticas para evitar contagios.

Vendedores Inconformes

Al inicio del estado de calamidad pública decretado por el gobierno, la municipalidad, como forma de prevención del COVID-19, implementando medidas sanitarias de bioseguridad, les notifico, sobre el traslado al nuevo mercado de forma provisional, posteriormente el concejo municipal rectifica el acuerdo, y les comunica que el traslado sería definitivo.

“Por motivo de pandemia nos movieron, pero hemos acatado las medidas del gobierno, y teniendo en cuenta que quitaron el estado de calamidad vamos a retomar nuestros puestos que se nos había negado, pero que de alguna manera nos pertenece”. Comentó Sergio Cumatzil, vendedor de calzado.

Cumatzil se organizó con otros vendedores y decidieron volver a ocupar las calles y plaza colonial.  “Es nuestro derecho constitucional al trabajo, comercio y libre locomoción, seguiremos manteniendo las medidas de prevención correspondientes, y estaremos aquí, hasta que el alcalde nos dé una solución seria a esta problemática”, argumento.

Marco Legal

La Plaza Colonial es patrimonio de la nación inscrita en el Registro de Bienes Culturales, monumento histórico de la República de Guatemala según la constancia NO. 2-C-55-2001y la penalización de quien destruya, altere, deteriore parcial o totalmente, los bienes integrantes del patrimonio cultural de la Nación con pena privativa de libertad de seis a nueve años, más una multa equivalente al doble del precio del bien cultural afectado, según el artículo 44 de la ley de protección al patrimonio cultural.

Para el jefe edil, existe una actitud de inconformidad de parte de los vendedores, aseguró. “La Plaza es del pueblo y es patrimonio, establecido en las leyes vigentes, es falso que ellos no hayan seguido vendiendo de ninguna manera, lo que hemos buscado como municipalidad es el distanciamiento para cumplir con las disposiciones presidenciales, es verdad que el estado de calamidad no está vigente, pero la pandemia sigue, de seis personas infectadas que teníamos en el municipio llegamos a 21, esto es debido a la mala práctica de distanciamiento, nos preocupa la salud de los vecinos y en este momento hago responsables a los que se instalen en la plaza sobre la salud y el repunte en casos de Covid-19 en el municipio, además están desobedeciendo la decisión de un tribunal, en el que se les negó un amparo de manera provisional que solicitaron”. Aseveró el funcionario.

Pueblo en constante crecimiento.

Para la comuna, el municipio sigue en constante crecimiento, y se debe modernizar, crear mejores oportunidades para el desarrollo. “No es factible sigamos con champas, ratas y perros, en una plaza donde no se garantiza la salubridad, vamos a crear mejores condiciones en infraestructura y para eso esperamos la colaboración de todos”. Puntualizó el jefe edil.

La municipalidad, seguirá el debido proceso, el acuerdo municipal sigue vigente, y serán los tribunales que dicten el fallo, además de hacer el llamado al dialogo y buscar una solución al conflicto, de forma pacífica y evitar confrontación entre los habitantes.

La Plaza Colonial corre serio peligro de desaparecer,  de seguir siendo utilizada para actividades para las que no fue diseñada, además de necesitar una restauración inmediata, por su importancia histórica y cultural para Guatemala.

Iván Espinoza, NC Noticias.

Colección de Miguel Ángel Car, cronista de San Martín Jilotepéque

 

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *