jueves, junio 13

Copa de la Reina: La penúltima final de Sandra Paños con el Barcelona | Fútbol | Deportes

Sandra Paños fue indiscutible en la portería azulgrana. Pero la explosión de Cata Coll -segunda portera del equipo hasta este año- coincidió con su última temporada como jugadora del Barça alicantino, con 31 años. Y los roles han cambiado. Emblema de la portería culé, Paños afronta sus últimos cuatro partidos oficiales con el club. Dos de ellos, grandes finales. El primero será ante la Real Sociedad de Natalia Arroyo, mañana sábado (19.00 horas, La 1), última fase de la Copa de la Reina.

Y es muy probable que Sandra Paños sea el objetivo titular. El técnico Jonatan Giráldez no ha anunciado el once inicial, pero el club ha decidido que será ella la jugadora que se verá hoy, junto al técnico, en la rueda de prensa previa al partido. Una gran final en Barcelona, ​​la guinda a nueve años de éxito colectivo. Una despedida a lo grande, sobre todo si no juega la final de la Champions del día 25 en San Mamés, un escenario aparentemente más favorable para el equipo del Cata Coll.

Hasta esta temporada la titularidad de Paños era indudable, impecable en la última Champions, donde los blaugrana consiguieron el segundo trofeo europeo del Barcelona en Eindhoven, y donde afirmó ser uno de los mejores porteros del mundo. Terminó la temporada con 31 de 44 partidos disputados, y no había dudas sobre el nombre que ocuparía los tres puestos. Trabajó en su salud mental y se encontraba en un gran lugar personal. «A mi lado tengo dos grandes porteros, muy jóvenes y con mucha proyección», comentó el año pasado. Pero esta temporada -pese a disputar 18 de 44 partidos- le fue mal a Paños, ya que era Cata Coll quien afrontaba los partidos más importantes. Aunque el duelo en portería no se fraguó en Barcelona, ​​sino en Las Rozas. Muchos meses antes, cuando Sandra -fue una de las 15 que se rebelaron contra el sistema federativo rojo- quedó fuera de la prelista del entonces técnico Jorge Vilda para el Mundial de Australia y Nueva Zelanda el verano pasado. Y en los últimos torneos importantes del equipo había sido titular.

Fue entonces cuando Coll, que había jugado apenas 195 minutos con el Barcelona tras su lesión de ligamento cruzado, acabó ocupando el puesto titular de Misa Rodríguez, consolidándose como el seguro de vida de la selección española. Y poco después en el Barça. Porque la ausencia de Paños en Sydney acabó afectando a su futuro como azulgrana.

Al inicio de esta temporada parecía que Jonatan Giráldez había optado por la opción más salomónica: alternar ambos partidos de inicio. El primero de la carrera cayó del lado de Cata Coll. Y en los partidos más importantes y decisivos, como la Champions o los clásicos, también era el mallorquín quien ocupaba la portería.

“He madurado mucho con Paños, me ha hecho mejor portero y tenemos una competición muy sana. Ella me exige, yo le exijo y eso significa que ambos llegamos al partido en nuestras mejores condiciones. La experiencia que tengo ahora es gracias a ella. Siempre ha sido un espejo”, confesó Cata el pasado mes de marzo.

Dos meses antes Paños había anunciado su despedida. En medio de una lesión en el gemelo izquierdo -por la que estuvo casi un mes de baja-, antes de la final de la Supercopa contra el Levante el 20 de enero, anunció su marcha el 30 de junio. Después de nueve temporadas en el Barça. “Participé en la transformación del fútbol femenino”, comenzó en un vídeo de despedida. “Hay momentos en los que toca buscar nuevas inquietudes y nuevos desafíos, y este es el momento de hacerlo. (…) Cerrar el ciclo ganando los cuatro títulos sería la salida ideal”, añadió el portero.

Desde entonces, Paños asumió el rol de portero. Para mí es un placer seguir disfrutando de los partidos, son menos, pero estoy feliz de poder disfrutar de mis compañeros y de la afición. Es complicado (gestionar la sustitución). Hay que luchar cada día para ganarse un puesto de titular e intentar apretar para que el resto de compañeros suban el nivel”, afirmó el tercer capitán tras un partido del pasado mes de abril. A finales de junio dejará el club donde creció Como futbolista y marcó una época. «Tendremos tiempo de despedirnos como nos merecemos», afirmó en un comunicado. Esta temporada ha disputado 18 partidos, con ocho goles encajados, mientras que Gemma Font -que anunció su vinculación con el Barça-. Hasta 2025, jugó solo dos y Cata los 24 restantes.

Un gran disco

Desde que Paños llegó al Barça en el verano de 2015, ha disputado 277 partidos, con 170 porterías a cero y sólo 141 goles encajados. Y es que acumula 21 títulos en toda su carrera con la camiseta azulgrana, que podrían convertirse en dos más si se cumplen los deseos del equipo de traer la Copa de la Reina y la ansiada Champions a Barcelona. En Zaragoza, mañana, podría ser titular: ya ha disputado las semifinales del torneo nacional; Cata disputó los cuartos de final y Gemma los octavos de final; mientras que en Bilbao, una semana después, es muy probable que Cata sea la elegida por Giráldez para defender la portería del Barça para la Copa de Europa.

Así que, si los pronósticos son correctos, mañana será la gran final como azulgrana para una leyenda del club con una trayectoria que mide su dedicación al equipo de su vida.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_