lunes, julio 22

MotoGP: Bagnaia triunfa en el drama de Martín y Márquez da espectáculo en el GP de Alemania | Motociclismo | Deportes

Todos los presentes en el podio del GP de Alemania se sentían ganadores este domingo cuando apenas comenzaban las vacaciones de verano en el Mundial de MotoGP. Pecco Bagnaia, consiguiendo su cuarta victoria consecutiva, celebró con entusiasmo en la grada un triunfo que le sitúa como nuevo líder del campeonato tras la caída de su gran rival, Jorge Martín, a falta de dos vueltas. La presión del defensor de la corona volvió a abrumar al español de Pramac, que perdió la parte delantera de su Ducati liderando la carrera con cierto margen, tal y como le había ocurrido en Jerez. El revés del madrileño permitió a Marc Márquez completar una fuerte remontada hasta la segunda plaza tras partir desde la decimotercera plaza, completando su hermano Álex el podio.

Desde 1997 en Imola, cuando lo hicieron los Aokis, no había un combate de boxeo entre hermanos, un logro que los dos Márquez celebraron como si de una victoria se tratara. “Os prometo que cambiaré la victoria por esta en el podio con mi hermano, es fantástico”, dijo el número 93 en el parque cerrado. «¡Fuerza!» gritó el más pequeño de la familia mientras el modesto equipo de Gresini ya descorchaba el prosecco. Para Álex, el tercer puesto fue la mejor manera de celebrar su renovación por dos temporadas más en el equipo y el mejor resultado de una temporada que no había empezado de la mejor manera.

Aunque Bagnaia volvió a demostrar su fenomenal manejo de la estrategia, evitando forzar los neumáticos y ejerciendo la presión justa y necesaria sobre su más fuerte rival por el título, los grandes protagonistas de la jornada fueron los pilotos españoles. Martín por su injustificable caída tras liderar la etapa y Márquez por dar espectáculo durante las 30 vueltas al pequeño y tortuoso circuito de Sachsenring. Álex, que partía quinto, no se rindió ante ninguno de sus rivales, mientras que Marc mejoró cuando otro golpe de mala suerte pareció acabar con su excelente remontada.

A ocho vueltas del final el renacido Franco Morbidelli se sale de la pista en la primera curva y el número 93 aprovecha para ponerle la moto y colocarse cuarto. El italiano, sin embargo, cerró la trayectoria sin desviarse y se comió de lleno al catalán, haciéndolo saltar por los aires. Sin saber exactamente cómo, Marc se salvó de la caída y se mantuvo alerta a pesar de perder el parabrisas de la moto y algún otro elemento aerodinámico. El impacto fue tan fuerte que incluso se disparó su airbag, una situación nada ideal dado que llegó a la cita con fuertes dolores en la zona de las costillas tras el terrible golpe sufrido en el entrenamiento del viernes.

“Tuvimos muchos problemas, pero nunca nos dimos por vencidos, ese contacto con Morbidelli me hizo entrar en modo ataque”, comentó Márquez, infiltrado antes de la prueba y aparentemente indiferente a los daños en medio de un subidón de adrenalina. Aunque perdió su imbatibilidad en la pista, la sensación que sintió tras su magnífico resultado fue la de una contundente victoria.

Bagnaia, vencedor por primera vez en el feudo del ocho veces campeón del mundo, logró con su triunfo convertirse en el piloto con más victorias de la historia con Ducati. A sus 24 años supera al legendario Casey Stoner y acaba consolidando su estatus único en la mitología del fabricante Borgo Panigale. Y todo ello conectando un anillo con otro, dado que este verano aprovechará las vacaciones para casarse con su pareja, la empresaria de moda Domizia Castagnini.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.