lunes, julio 22

Qué pasó con las ‘chicas del stand’: por qué las chicas con poca ropa todavía llaman la atención en las ferias tecnológicas | Tecnología

Un grupo de caballeros fotografía a Weihsin mientras sonríe y forma corazones con sus manos. Esta chica de 25 años viste top, minifalda, botas de tacón y una diadema con orejas azules. En su pecho tiene una pegatina con las palabras DeepCool. Es el nombre de la empresa que promociona en Computex 2024, la feria tecnológica más grande de Asia. Si bien ya no es común ver llamadas chicas del stand En grandes ferias tecnológicas como el CES o el MWC, en este evento celebrado en Taipei, varias empresas los utilizan para llamar la atención de los hombres asistentes al evento, una práctica que no está exenta de críticas.

Para algunos chicos que esperan tomarse una foto con Weishin, parece una buena estrategia a la que recurrir. chicas del stand. “Deberían hacerlo más”, dice uno de ellos. Otro añade: “Definitivamente comprarás más productos donde haya una niña que un hombre mayor”. Son estudiantes taiwaneses de 24 y 25 años que están interesados ​​en la tecnología y no ven nada malo en ello. “Incluso a las marcas les vendrían bien los hombres guapos”, afirma uno de los chicos, que prefiere no revelar su nombre para “preservar su privacidad”.

Pero la realidad es que en esta feria comercial, celebrada del 4 al 7 de junio en Taipei, las empresas no utilizan hombres sexys y con poca ropa para promocionar sus productos. “No vemos chicos con camisetas de cuero. A mí me parecería igualmente ridículo», afirma Carmen Ruiz Repullo, catedrática de Sociología de la Universidad de Granada. Esta experta en género cree que las mujeres deberían estar prohibidas. chicas del stand porque es una «explotación del cuerpo de las mujeres: no las visten de azafatas para trabajar en tecnología porque son grandes tecnólogas, las ponen ahí para complacer y porque tienen un perfil cada vez más infantil, que es lo que quieren ver». desde la mirada masculina».

Weishin permanece en una plataforma elevada del de pie DeepCool desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde. «Se hacen fotos conmigo y bailo dos veces al día», cuenta esta animadora de un equipo taiwanés, que gana entre 4.000 y 6.000 dólares taiwaneses al día, entre 110 y 170 euros. No le importa hacerse fotos con los asistentes. Pero cuando se acercan demasiado, se siente incómodo: “A veces quieren tomarme fotos mientras creo un corazón juntando nuestras manos o chocando esos cinco. «No me gusta, prefiero que no me toquen».

Como ella, muchas otras chicas posan en Computex, la feria a la que EL PAÍS fue invitada por el Consejo de Desarrollo del Comercio Exterior de Taiwán (TAITRA). estan dentro es de empresas tecnológicas como ASRock, Montech, FSP, Persona, Innio3D o Biwin. Kiki y Rainie, dos modelos taiwanesas de 27 años, fueron contratadas para la feria por esta última empresa. “Saludamos, damos la bienvenida e invitamos a la gente a entrar. de pieaunque no sabemos mucho de la empresa», reconocen.

“Algunos hombres me escriben por Instagram”

Hay modelos como Tatiana Kovalchuk que vienen de otros países. Este ucraniano de 26 años vive en Taiwán desde hace cuatro meses. «Encontré un anuncio de trabajo en Facebook y me registré», dice. Hay hombres que le preguntan por su cuenta de Instagram y hasta le envían mensajes: “Me dicen que les gustó conocerme y quieren ser mis amigos. «Yo no contesto.» Quienes le escriben «no son jóvenes». “Aquí soy exótica y blanca. «Son fetichistas», añade.

Entre los hombres mayores que toman fotografías de estas jóvenes se encuentra Allen Randolph Tsui. Este fotógrafo aficionado de 55 años de Taipei dice que presta más atención a los productos cuando las mujeres jóvenes los muestran. No habla inglés, por lo que abre un traductor en su teléfono y dibuja caracteres chinos en la pantalla. «Creo que esto no es perjudicial para las niñas», afirma. A pocos metros de él se encuentra Anita Chung, una mujer de Taipei de 50 años, que no cree que sea necesario «vestir con poca ropa o mostrar mucha piel para llamar la atención».

Un grupo de jóvenes «chicas del stand» posan para un fotógrafo en la feria COMPUTEX 2024.Isabel Rubio

Repullo hace una pregunta: “¿Este tipo de azafatas necesitan algo así en una feria tecnológica como esta?” Está claro que no lo es. Algunas empresas como Cooler Master se niegan a contratar chicas con poca ropa para llamar la atención. “Este no es el enfoque correcto. No estamos aquí para vender artículos físicos, estamos aquí para vender productos”, afirma Carlos Villanueva, jefe de marketing global de esta empresa.

Entre las empresas que contratan a estas chicas se encuentra Montech. Chris Chen, uno de los trabajadores de esta empresa, no cree que exista la cosificación de la mujer. Compara la situación con “un espectáculo”: “Es como cuando una cantante se viste sexy en el escenario. No significa que se esté haciendo nada sexual, es sólo la apariencia. «No creo que sea malo siempre y cuando no lo mires negativamente». Desde DeepCool dicen respetar a quienes defienden o rechazan su estrategia: “Nosotros simplemente hacemos nuestro trabajo. Si a alguien no le gusta, puede decirlo y seguir adelante».

Un director ejecutivo firmando en el pecho de una mujer.

Al ver las fotografías de estas chicas en Computex, Ruiz piensa en la pornosocialización: «Este fenómeno que se está dando en este capitalismo neoliberal que quiere transmitir a las chicas que tienen un poco más de capital que los chicos, que tiene que ver con el capital sexual». La experta se refiere a “esa idea de ‘explotar tu capital erótico y estar en tu propia compañía con el cuerpo que tienes’”. Este “falso empoderamiento” sitúa a la niña en un lugar: “El de iluminar la mirada y el deseo masculino”.

“De ahí el juego erótico que jugó el CEO de Nvidia al colocar una firma en el pecho de una de las chicas frente a todos los fotógrafos, como diciendo: ‘Bueno, me arriesgaré porque sabes que es divertido’. prensa y titulares, ¿no?’” Este es Jensen Huang, un director ejecutivo que está causando revuelo en Computex y que el 4 de junio firmó en el pecho de una mujer en un stand lleno de gente “¿Es esta una buena idea?” se preguntó antes de hacerlo.

Para Repullo parece que todo esto sitúa a las mujeres como mercancías: «Nos hace creer que el valor que tenemos tiene que ver con el cuerpo, el físico y el sexual». Algunos defensores de chicas del stand indican que la mujer elige libremente esa función. Esta idea se utiliza para deslegitimar las opiniones críticas. Así lo indica Ana Dolores Verdú Delgado, profesora universitaria e investigadora en el campo de las ciencias sociales, quien insiste: «La libertad es muy relativa a una época en la que no hay suficiente experiencia para saber elegir y en un mundo precario en el que debemos hacer muchos sacrificios para sobrevivir. Algunas mujeres también participan en su cosificación, pero no me parece un acto de libertad, sino de inercia.»

Cada vez hay menos «muchachas de cabina»

La situación ha cambiado en las últimas décadas. Ferias comerciales como CES, que se celebra anualmente en Las Vegas, han cambiado su código de vestimenta a lo largo de los años. Actualmente, los asistentes a la feria comercial de electrónica de consumo más grande del mundo «no deben usar ropa sexualmente reveladora o que pueda interpretarse como ropa interior, independientemente del género». «No se debe usar ropa que muestre exceso de piel desnuda, especialmente en los genitales, el pecho o las nalgas», dice la empresa.

poco a poco algunos chicas del stand Están desapareciendo. «En ferias como IFA o MWC se pueden ver azafatas preciosas, pero no van vestidas así», afirma Christian Sanz, CEO del canal Toro Tocho Reviews, quien indica que donde más hay, sin duda, es en Computex. Este diario se puso en contacto con TAITRA, entidad organizadora de este evento, para conocer su postura y saber si en algún momento se plantearon prohibir el chicas del stand. La organización se negó a comentar sobre el asunto.

En Computex también hay menos modelos que antes y son “menos agresivos”, según Sanz. Recuerde que antes estaban en “cada es” y se acercaron para decirle “en tono romántico” que viniera a visitarlos. “Dudé, pero viste al público taiwanés y hasta los tocaron y los agarraron por la cintura. Todos sabemos que en España no se hace eso, pero lo han normalizado”, afirma.

Luis Rosales, Dr. Hoodman en YouTube, ha asistido a numerosos eventos en Asia, donde asegura que son «más tradicionales». Para explicarse, cita un viaje de negocios que hizo hace años a Taichung, ciudad de Taiwán, donde lo llevaron a un karaoke: “Estaba sentado, estaban poniendo música y de repente una mujer se sentó a mi lado. Me trajo una cerveza, empezó a servirme y se sirvió ella misma. Nunca la había visto antes y que fuera tan amigable era muy extraño. Entonces le pregunté a una chica de la empresa y me dijo que era una señora de servicio que venía a animarte y coquetear contigo.

¿Utilizar chicas jóvenes para atraer hombres es realmente una estrategia que rentabiliza las marcas o puede resultar contraproducente? Verdú, experta en estudios de género, cree que no es eficaz porque muchas personas pueden sentirse incómodas. Para Ruiz es algo que «depende del público masculino y de dónde situemos a la sociedad». «Si esto hubiera ocurrido en España en 2016 o 2017, después del fenómeno de Yo también o en el caso de la Manada, seguramente habría sido rechazado porque el contexto lo permitía. Pero ahora nos encontramos en un contexto de reacción patriarcal contra el feminismo y las políticas de igualdad, en el que el sistema neoliberal tiene un gran interés en atribuir esta historia de capital erótico a las niñas. “Me preocupa”, concluye.

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.