domingo, mayo 26

Abierto de Australia 2024: En Australia nadie tose por Sabalenka | Tenis | Deportes

Abierto de Australia femenino – el final –

Aunque ofrece una mayor variedad de récords en el juego, el tenis femenino no es ajeno a las inevitables exigencias de la modernidad. La estrategia, el toque y el control siguen siendo premiados, pero los golpes son un elemento indispensable y en ese territorio, hoy, un brazo único: el de Aryna Sabalenka. El bielorruso de 25 años sonríe y vuelve a celebrar con el trofeo en la mano. Es el segundo en Melbourne, donde vuelve a caer un rayo. Poco puede hacer el debutante Qinwen Zheng, desbordado por el último ataque (6-3 y 6-2, en 76 minutos) de un campeón que dispara siempre por el carril central. Pura dinamita. El de Minsk no anda con mediocridades, mirada felina, derecha de acero y dos grandes ya en el bolsillo. Responde al llamado a un liderazgo firme con una regularidad incomparable. Esto es lo que transmite el registro de servicios.

El repaso del último recorrido y el inicio de éste refleja que nunca ha bajado del nivel de semifinales en las grandes etapas. Cinco importante resumido en dos títulos, dos penúltimas rondas y la final de septiembre contra Coco Gauff. Dominio innegable en Melbourne y en canchas duras. En la última edición sólo se entregó un juego, en ésta ninguno; Hasta el momento acumula 14 trofeos, de los cuales 12 corresponden a superficies rápidas. Sigue creciendo y se consolida como la jugadora más intimidante de los grandes templos, por delante incluso de la número uno, Iga Swiatek. El polaco desapareció del cuadro en la tercera ronda y a pesar de tener unos ingresos relativamente generosos en clasificación, 865 puntos, sin confianza. Bien entonces. El tenis desgarrador de Sabalenka vuelve a triunfar.

“El año pasado sentí más emoción, y esta vez es más alivio de la presión que sentí en estas dos semanas”, afirma tras recibir el premio de manos de Evone Goolagong, la mujer aborigen que este año celebra el cincuentenario del primero de cuatro éxitos que firmó en Australia. La bielorrusa logró dos seguidos, en la línea de lo que consiguió su compatriota Victoria Azarenka entre 2012 y 2013. Un camino prácticamente perfecto en el que no encontró casi oposición, salvo la dureza propuesta por Gauff en la semifinal. No dudó en solucionar el torneo, en el que su rival, de 21 años y debutante en un evento de esta magnitud, no logró amedrentarlo en ningún momento. Es un duelo unilateral, bastante inconsistente. Las pelotas de la china simplemente le hacen cosquillas.

“Hoy no ha sido mi día”, afirma Zheng, dirigida por el catalán Pere Riba. «Pero me he divertido mucho estos días», añade el tenista asiático, que mañana ascenderá al séptimo puesto del ranking y dejará una buena huella en las antípodas. Su actitud, su juventud y la proyección demostrada invitan a pensar en una evolución importante. “Has hecho un torneo fantástico, estoy seguro de que jugarás más finales de Slam”, dedica la campeona, que en los días anteriores derrotó a Ella Seidel (159.ª), Brenda Fruhvirtova (96.ª), Lesia Tsurenko (31.ª), Amanda Anisimova ( 214), Barbora Krejcikova (11) y Coco Gauff (3). Por su parte, Zheng no ha encontrado rivales integrados en el 50 mejores camino al epílogo.

Zheng intenta devolver el revés.TRACEY NEARMY (REUTERS)

Sabalenka se reconfirma como una de las tenistas más consistentes y fiables del circuito femenino. Actualmente ocupa el segundo puesto mundial, pero sigue acumulando méritos para volver a escalar a lo más alto tras el efímero liderazgo que ostentó el año pasado, entre septiembre y noviembre, poco menos de dos meses. Su carrera describe una linealidad incomparable en estos momentos y después de esta última exposición se fortalece. No hay un derecho más potente en el circuito, pero ha conseguido un hueco que antes padecía en las grandes citas. Progresa con determinación y la evolución es evidente en su juego. Eliminó los fallos –precisión, consistencia y dobles faltas, sobre todo– y también mejoró su autocontrol; Mantiene su agresividad y temperamento, pero responde mejor ante circunstancias adversas o momentos delicados.

Inmaculada de principio a fin, Sabalenka se suma al selecto grupo de campeones que se han coronado sin ceder un solo round en Melbourne en este nuevo siglo; 14 a su favor y ninguno en manos de sus oponentes. Se suma así a los nombres de Lindsay Davenport (2000), Maria Sharapova (2008), Serena Williams (2017) y Ashleigh Barty (2022).

“NO ME VUELVO TAN LOCO COMO ANTES”

CA | Melbourne

En Punto de ruptura, el documental producido por Netflix, la campeona dice que se ha fijado el objetivo de llegar a dos majors antes de los 25 años. Sabalenka ya los tiene. “No quería ser ese tipo de jugador que gana un partido y luego desaparece. «Quería demostrar que era capaz de ganar otros, y ahora espero que sean más», dijo a los periodistas, tras brindar con la tradicional copa de champán.

El bielorruso ha mostrado un salto anímico notable en los últimos tiempos. “Ya no me vuelvo tan loco como antes”, responde cuando le preguntan por sus mejoras con el saque, aunque al mismo tiempo ofrecer el mismo rendimiento en las otras dos superficies es su tarea pendiente.

“El año pasado demostré que puedo hacerlo”, dijo con su habitual sentido del humor. “Y si trabajo como lo estoy haciendo hasta ahora, creo que definitivamente podré hacer lo mismo en arcilla y hierba. Al margen de sus éxitos en pista dura, sólo ha triunfado en Madrid dos veces.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.