jueves, junio 13

Barcelona despide a Xavi Hernández | Fútbol | Deportes

El Barcelona expulsa a Xavi Hernández. Un mes después de que el presidente Joan Laporta apareciera públicamente con el técnico catalán para celebrar plenamente su continuidad en el club hasta junio de 2025, el Barça puso fin a la etapa de Xavi en el banquillo del primer equipo. El desgaste no fue sólo político, sino también futbolístico: había un mensaje institucional heterogéneo y el equipo estaba lejos de las expectativas creadas por la directiva, pero también por el propio entrenador. Según fuentes del club, sin embargo, aún está por definir el impacto económico de la marcha del técnico y, poco después de conocer su marcha, declaró a través de sus redes sociales: «Nunca es fácil dejar el club de tu vida, pero yo lo siento mucho. Estoy orgulloso de ello después de dos años y medio al frente de un vestuario que era como una segunda familia». En principio, el coste del despido de Xavi y su equipo personal El técnico son 20 millones, un mal negocio para un club que tiene las cuentas en números rojos y debe cubrir gastos exactitud financiera para incorporar su nueva apuesta, Hansi Flick.

“No había ninguna garantía legal de que Xavi perdonara el dinero del acuerdo. Lo habíamos hablado con los abogados y nos dijeron que sus declaraciones públicas no eran suficientes”, dicen desde la dirección del Barcelona. Resulta que la desconfianza de Laporta y su entorno hacia Xavi no era nada nuevo. “¡Ojo!” advierten las mismas fuentes; «Jan le tiene mucho cariño». Y, ciertamente, es cierto, cuando el 27 de enero el ex capitán del primer equipo anunció su postergada despedida sin la aprobación pero con el apoyo de la comisión de fútbol. : «Si no hubiera sido Xavi, lo habría despedido». No lo hizo porque creyera en el entrenador Xavi sino porque recordaba a la leyenda Xavi.

A excepción de Rafa Yuste, los directivos del Barcelona (los que están y los que ya no) siempre han tenido dificultades para elogiar a Xavi en privado. La primera tesis era que había sido el hombre de orquesta -una especie de entrenador del fútbol inglés- de Víctor Font, rival de Laporta en las elecciones de 2021, hasta que cambió de bando. “Se dio cuenta de que Jan estaba ganando”, dijeron después desde la directiva de Laporta. El propio presidente ha declarado públicamente que no le ve preparado para el banquillo del Barça: «No tiene experiencia, debería empezar desde el filial». La falta de tiro de Xavi, sin embargo, no impidió que fuera utilizado como escudo para sustituir a Ronald Koeman en noviembre de 2021. Fue en ese momento cuando se detectó un problema que, según la dirección del club, persiguió a Xavi durante sus casi tres años al frente del primer equipo: “No hizo la transición de jugador a entrenador. “Sigue pensando como un futbolista”.

Su punto fuerte sobre el terreno de juego, según las mismas fuentes, era su defecto como entrenador: “Parece que va para aquí y luego para allá. Te vuelve loco. Nunca se sabe realmente lo que piensa, a veces se queja de cosas o de jugadores a los que elogió anteriormente y viceversa. Mire el caso de Cancelo, casi fue a la guerra con el City y Guardiola por su compra y ahora ya no lo quiere». Fue precisamente ese recelo sobre su forma de ser y liderar el equipo lo que influyó en muchas decisiones de la comisión de fútbol. El verano pasado, por ejemplo, con la fuerza de ser el vigente campeón del campeonato, Xavi perdió la batalla ante Joao Félix (no le quiso y vino) y la de Zubimendi (le quiso y no vino). ). Unos meses después, en diciembre, Xavi acordó cambiar la plantilla para el partido de Liga de Campeones contra el Amberes por orden del club.

El desgaste ya había empezado a ser demasiado evidente. El técnico iba perdiendo fuerza en el club mientras su equipo se debilitaba sobre el terreno de juego. “Si no gano nada, me iré”, advirtió. Hasta que unos días después ya no pudo ocultarlo: «Es cruel y desagradable ser el entrenador del Barcelona», confesó Xavi el día que anunció su anticipado adiós. Fue después de que el entrenador dijo que se marchaba que el equipo empezó a ganar. “El equipo ha mejorado desde que dije que me iba”, alardeó Xavi. Es en este período cuando comienzan de nuevo las versiones contrarias. Mientras que el entorno del técnico asegura que Laporta pidió a Xavi mantener su contrato hasta 2025, el club sostiene que fue el técnico quien pidió quedarse. Ambas versiones coinciden en que Xavi organizó un encuentro con Deco en la Ciudad Deportiva que acabó con una cena conocida como noche de sushi en casa de Laporta.

Y, de nuevo, dos historias diferentes. «¿Tienes confianza en el equipo?» Le preguntó Laporta. “Sí”, respondió Xavi, según los presentes. Y, en público, el técnico sacó pecho: «Me veo con fuerza y ​​capacidad». Sin embargo, el entonces técnico azulgrana asegura que en aquella reunión pidió a la dirección deportiva «cuatro o cinco refuerzos». Una filtración que molestó a la dirección, sobre todo después de escuchar un mensaje realista del técnico catalán antes de enfrentarse al Almería: “El culé debe entender que la situación es muy complicada y que no tiene nada que ver con la de hace 25 años. Ahora el entrenador no puede preguntar ‘esto, esto y esto’. El objetivo es cambiar, sino seguiremos siendo los mismos». Fue aquella rueda de prensa la que alertó a los detractores de Xavi en la comisión de fútbol. “¿Este equipo mejorará la próxima temporada si Xavi continúa?” A Laporta le preguntaron; «Bueno, entonces no tiene sentido continuar.»

Al final el presidente tomó la decisión: despedir a Xavi. Pero surgió un nuevo problema: cuándo y cómo decírselo. La semana pasada el técnico intentó reunirse con Laporta. No pudo, solo cambió un par de mensajes. Se enfrentaron tras la victoria ante el Rayo. «Celebrar el segundo puesto», se lamentó en privado el alto ejecutivo, tras una breve reunión en Montjuïc en la que acordaron reunirse esta semana. El área de comunicación del club, sin embargo, tenía otros planes: posponer el anuncio hasta la próxima semana. «No debemos eclipsar la celebración de lo femenino». Una decisión que se agudizó después de que Laporta tuviera que pasar unas horas hospitalizado a causa de una neumonía.

Según fuentes de la directiva, Xavi habría insistido e insistirá en la reunión, fundamentalmente tras leer en la prensa que el Barça ya había comprometido a Hansi Flick. “También lo persiguió hasta el hospital”, apuntan. Laporta ha acordado reunirse este viernes en la Ciudad Deportiva. «Las filtraciones…» intentó replicar Xavi cuando Laporta le interrumpió. «No discutiremos estas cosas». En la reunión estuvieron presentes Deco, Yuste y los colaboradores de Xavi, Oscar Hernández y Sergio Alegre. “Hacía frío pero sin tensión”, explica uno de los presentes. No había vuelta atrás. Xavi dirigirá su último partido en Sevilla. Después de ganar un campeonato y una Supercopa, salió del Barcelona por la puerta de atrás, lo mismo les pasó a Lionel Messi y Ronald Koeman, víctimas también de la segunda fase de Laporta al frente del club.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.