domingo, mayo 26

La Agencia de Protección de Datos prohíbe a Worldcoin seguir recopilando datos sobre Iris, que entregó criptomonedas a cambio | Tecnología

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ordenó hoy una medida cautelar que impide a Worldcoin, que recopila fotografías en alta resolución del iris de 400.000 usuarios a cambio de dinero desde el verano, seguir procesando datos en España durante tres meses. La agencia pide el cese inmediato de la recopilación y el procesamiento de datos biométricos por parte de Tools for Humanity Corporation, que trabaja para WorldCoin, luego de recibir al menos 13 quejas que alegan información insuficiente, recopilación de datos de menores o recolección no autorizada, retirada del consentimiento, entre otras. . Es la primera vez que la AEPD adopta una medida cautelar de este tipo.

«Actuamos con urgencia porque la situación lo requería», afirmó la directora de la agencia, Mar España, tras anunciar la medida extraordinaria. También destacó que Worldcoin está siendo investigado actualmente, a petición de España, por el Comité Europeo de Protección de Datos, organismo que reúne a las oficinas de protección de datos de la UE. «La respuesta que demos será coordinada», precisó España, aunque sin precisar plazos. Dijo que, tras tres meses de medidas cautelares, la Agencia podría invocar el artículo 66.2 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que permitiría suspender definitivamente la actividad de Worldcoin en España.

La AEPD ya ha notificado a Tools for Humanity, con sede en Alemania, que no puede seguir recogiendo más datos de iris en España y que no puede procesar los datos que ya posee de 400.000 usuarios. Estos datos están bloqueados, por lo que no se pueden compartir con terceros. De no respetarse la medida cautelar, Worldcoin se vería expuesta a una multa de entre 20 millones de euros y el 4% de su facturación anual.

Cola para que te fotografíen el iris para registrarte en Worldcoin en el pequeño stand de la Bolsa de Avenida de América (Madrid).Pablo Monge

«Queremos enviar un mensaje de tranquilidad, estamos investigando y la legislación europea da opciones para que se pueda tomar una decisión definitiva sobre este tema incluso con urgencia», expresó España. El director también instó a los jóvenes, que son los que más han dado su consentimiento para que les lean el iris, a que se lo piensen dos veces antes de facilitar datos personales tan críticos a terceros. “Puede resultar tentador recibir 80 euros, pero renunciar a los datos biométricos tiene muchas consecuencias en la vida adulta”.

Worldcoin no tomó bien la iniciativa de la AEPD. «La autoridad española de protección de datos está eludiendo la ley europea con sus acciones de hoy, que se limitan a España y no a la UE en general, y al difundir afirmaciones inexactas y engañosas sobre nuestra tecnología a nivel mundial», dice Jannick Preiwisch, responsable de protección de datos de Worldcoin. “Nuestros esfuerzos por colaborar con la AEPD y proporcionarles una visión precisa de Worldcoin y World ID (la billetera donde se alojan las Worldcoins) llevan meses sin respuesta”, afirma.

Los datos biométricos son particularmente sensibles porque son inmutables. Podemos cambiar nuestra contraseña o nuestra dirección, pero el patrón que describe la forma del iris de cada persona es único y rara vez cambia con el paso de los años. De hecho, el iris es un método de identificación más eficaz que el escaneo facial realizado por los sistemas de reconocimiento facial. Debido a la sensibilidad de estos datos, son tratados con especial rigor por el Reglamento General de Protección de Datos, la norma europea de referencia. Por eso, en las últimas semanas, muchos expertos en privacidad no podían creer que una empresa pudiera empezar a recopilar datos del iris para que todos los vieran y sin proporcionar casi ninguna información a las personas afectadas.

La decisión de congelar el escaneo del iris de Worldcoin “se justifica para evitar daños potencialmente irreparables. No adoptarlo privaría a las personas de la protección a la que tienen derecho según esta agencia”, defendió España. La investigación llevada a cabo por la AEPD y otras autoridades europeas se refiere no sólo al tratamiento de los datos biométricos de los usuarios, sino también a si fueron debidamente informados de los riesgos a los que estaban expuestos. “Ahora falta revisar los contratos, analizar lo que firmó cada usuario y ver en detalle qué está haciendo con esos datos”, dijo el director de la agencia.

El fenómeno de la esfera.

Worldcoin comenzó a recopilar estos datos en julio del año pasado en 14 centros comerciales de toda España. Para ello utiliza un Orb, una esfera metálica del tamaño de una pelota de fútbol sala que fotografía los iris de los interesados ​​y les da acceso a la moneda digital Worldcoin, cofundada por el creador de ChatGPT, Sam Altman.

La directora de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Mar España, durante la rueda de prensa celebrada este miércoles en Madrid.
Sergio Pérez (EFE)

Hasta hace dos semanas, las esferas no llamaban mucho la atención. Pero entonces comenzaron a formarse grandes colas alrededor de los ya 30 stands que Worldcoin ha colocado en grandes galerías. La razón: el valor de cambio de la moneda ha aumentado a poco más de seis euros, por lo que las 13 monedas Worldcoin liberadas después del escaneo del iris equivalen a unos 80 euros. Ese gancho ha provocado tal afluencia de gente, normalmente jóvenes, que los interesados ​​ya no pueden hacerse escanear el iris sin cita previa.

Para utilizar un Orb, los usuarios deben descargar una aplicación en su teléfono móvil y recibir un código QR. La foto del iris sirve como «prueba de humanidad» (el sistema asegura que la petición la realiza una persona y no una máquina), pero no sólo eso. También se le asocia el código QR, tras lo cual la aplicación se transforma en un pasaporte llamado World ID, la billetera donde se almacenan las Worldcoins. Según Altman, el pasaporte y la billetera que promueve serán cruciales para la gestión financiera, y tal vez para recaudar un ingreso universal, en un futuro dominado por la inteligencia artificial.

España no es el único país donde Worldcoin ha recopilado datos del iris. Acumula ya más de cuatro millones de matriculaciones procedentes de 36 países, desde Estados Unidos hasta Argentina y desde Sudáfrica hasta Noruega, pasando por Turquía, India, Japón e Indonesia. En otros países, como Kenia, se ha prohibido fotografiar lirios porque las autoridades dudan de la legalidad y seguridad de la práctica. Varios estados de EE.UU. prohíben estrictamente la recopilación de datos biométricos. Las autoridades de protección de datos de Francia y Alemania, por su parte, iniciaron investigaciones este verano al considerar que violaba el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_