jueves, junio 13

Roland Garros 2024: Así es Djokovic, el amigo de lo imposible | Tenis | Deportes

Es un tenista que, lesionado desde el inicio del segundo set, gravita sobre una pierna, expuesto, teóricamente, a un destino irremediable: el de la derrota, el de la despedida y el de perder el número uno. Toda la mala suerte junta. Todo contra Novak Djokovic, el serbio está de mal humor y a metro y medio (si no más) fuera del torneo, salvo esa migaja de fe a la que se ha aferrado mil veces para superar el abismo y llegar donde está. nadie más ha llegado. Todo va en su contra, con dolor y con un larguísimo infierno por delante, casi cuatro horas de penuria en las que lucha contra la fuerza de la lógica, contra la racionalidad, contra una circunstancia extrema. Todo le lleva a la caída, pero es increíble lo que hizo el jugador balcánico y al final encuentra la llave de la cerradura: 6-1, 5-7, 3-6, 7-5 y 6-3, tras 4 horas y 39 minutos. Su rival, Francisco Cerúndolo, agacha la cabeza y no lo cree. El público de Philippe Chatrier se pellizca, como si fuera un sueño.

Novak Djokovic maldice y proyecta su frustración hacia el juez de silla, enojado, resignado, rebelándose contra un desenlace fatal. Todo lleva allí, todo le molesta. Especialmente esa rodilla derecha lesionada durante una maniobra aparentemente ligera, sin complicaciones, y menos tratándose de alguien tan dotado físicamente como él, puro chicle, hecho de goma. Ganó el primer set, pero a partir de ahí, perdiendo 2-1 en el segundo ante Francisco Cerúndolo, pasó por un infierno. “Me torcí la rodilla, resbalo todo el tiempo. Lo único que pido es que recaudéis fondos más a menudo.» «Los supervisores deben cuidar de los jugadores y les digo, como jugador, que el terreno de juego es malo», suplica durante un indulto al árbitro Aurélie Tourte, cuando probablemente ya se le había pasado por la cabeza el pensamiento (inevitable): que tal vez es el final, y que su destino en este Roland Garros ya está dictado.

El subconsciente intenta acceder a esa mente privilegiada, la golpea fuerte, una y otra vez. Pero falla. Nole cree. Es él, el amigo de lo imposible. Pocos imaginan una salida a esta situación terminal, pero rema con esa pierna izquierda y encuentra buen puerto. “¡No-le! ¡No-le! «¡No-le!» “¡I-de-mo! ¡I-de-mo! ¡I-de-mo! (¡Vamos!)”, exulta la acalorada sede parisina, intentando revivir un partido que parece (parece, nótese la insistencia) muerto. Eso sería lo lógico. Es un tenista lesionado, en medio apoyo, que se mueve sobre cuatro baldosas para generar fuerza de la nada y, por si fuera poco, en las horas libres. Vacío este año y habiendo cumplido ya 37 años, quizás lo normal sería que el serbio -prácticamente todo lo que se puede ganar ya lo ganó, sin casi ningún espacio en el tablero- se rindiera, se rindiera, quizás no se involucrara. escaramuzas de este calibre; pero ahí estaba él, eternamente rebelde, un rebelde con una causa encarrilada, capaz de tumbarlo casi todo. Las pastillas y los masajes ayudan.

Da igual que Cerúndolo (25 años y 27 en la ATP) le tenga contra las cuerdas, que el argentino se adelante 4-3 en el último cuarto y que tenga que ceder un buen puñado de puntos porque el esfuerzo Será en vano, inútil. Inteligencia y buena mano proceden. Así que se refugia en esa pequeña trinchera imaginaria del fondo y tira una y otra vez con su brújula, sus rumbos y su coraje, con toda la grandeza que envuelve una carrera llena de giros y triunfos ante las vicisitudes. Hay un grito ahogado cuando un pie resbala y se inclina contra su voluntad. “¡Bien hecho, supervisor, bien hecho! «¡No es resbaladizo ni peligroso, por supuesto!» protesta nuevamente, buscando al hombre y mostrando un pulgar hacia arriba, irónicamente. Luego cae romper (4-4) y el rival, ya frío, se encuentra ante un ejército de la historia, los 24 grandes, la lista infinita de récords y todos esos episodios en los que Djokovic logró escapar de las llamas.

“Vamos con todo, Eso«¡Vamos, vamos!», alientan a Cerúndolo desde el banquillo, sabiendo que ahora es su chico el que está destinado a caer en el fondo, realmente perdido porque Djokovic, el mismo Djokovic que dos noches antes le había salvado el cuello contra Lorenzo Musetti, a las tres de la madrugada, después de 4h29min y también en cinco sets, se ensancha y despega tras una maniobra de circo en la red, estirándose, abriendo las piernas, amortiguando el balón y ya encaminándose a cuartos de final ante Casper Ruud (7 -6(6), 3-6, 6-4 y 6-2 a Taylor Fritz). Victoriosa, pero breve, la despedida de Belgrado de la sede, dirigiéndose a las gradas en francés. «¿Cómo lo hiciste?», pregunta Mats Wilander. «Es exactamente lo mismo que me preguntó Àlex Corretja el sábado», responde el vigente campeón Houdini de la raqueta. Increíble pero cierto: lo volvió a hacer. De resurrección en resurrección. “Como el otro día, esta victoria es vuestra. «No estoy seguro de lo que pasó, la única explicación que puedo encontrar para ganar es gracias a ti».

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_