lunes, mayo 27

Van den Berg es el más rápido de la Volta | Ciclismo | Deportes

Aún con la respiración contenida, el estadounidense Sean Quinn y el inglés Hugh Carthy acudieron a encontrarse y abrazar a la holandesa Marjin Van der Berg, que ya bebía agua en una de las aceras de Lleida como si no hubiera un mañana, como si fuera el suyo. transforma la vida en ella. Sin embargo, después de unas cuantas copas generosas, con la cámara enfocada en él, sonrió ampliamente e hizo el signo de la victoria. No fue una sorpresa, acababa de proclamarse el más rápido de la Volta, al menos en pique que jugó contra Coquard, teórico favorito y excluido del podio, también contra Marit (Intermarché, segundo puesto) y Lipeins (DSM, tercero). Y se llevó mucho crédito porque su equipo no lo acompañó ni lo echó, sino que él mismo tuvo que buscar los frijoles. “Seguí porque al final el equipo no llegó a una buena posición, pero todo salió bien”, resumió pragmáticamente.

El ambiente en el grupo parecía diferente durante la salida en Sort, porque finalmente llegaría una etapa llana, donde Pogacar no pondría el manillar por delante de nadie, aunque en el primer día hubiera quedado segundo -en los otros dos- , en las montañas, impuso su ley; luego, Schultz fue invitado a la fiesta sorpresa, un pequeño error de cálculo. Había equipos que querían consolidar la escapada y otros que querían sumar su primera victoria con una pique, velocistas consagrados Coquard (Cofidis), Van den Berg (DSM), Hayter (Ineos), Schelling (Astana), Aular (Caja Rural), Groves (Alpecin) o incluso García Cortina (Movistar). También Liepins y Marit. “No estoy nada fresco, han sido unos días largos y difíciles, pero estoy listo para el pique«Dijo Schelling. “Estoy seguro de que intentaré luchar, es el momento adecuado para hacerlo. No hay muchos de ellos aquí. velocistas, entonces cualquier cosa puede pasar”, dijo García Cortina. «Me siento bien e intentaré estar ahí», añadió Hayter. Todos levantaron el dedo, algunos lograron golpear el cobre y sólo Van den Berg logró levantar los brazos.

La apertura de la afición a la victoria, las ganas de cerrar una escapada, hicieron que hubiera varios intentos, pero sólo De Gent (Lotto), Andersen (Uno-X) y Berrade (Kern Pharma) consiguieron hacerlo, no importa. que equipos como Burgos-BH, Euskaltel y Caja Rural intentaron absorber a los fugados. Fue un esfuerzo vano porque tenían una ventaja de 3’15. Cofidis comenzó entonces a hacer gira, alternando con el Alpecin, día de descanso para el UAE, el equipo que apoya a Pogacar, que vestiría el chándal sólo en caso de que la diferencia con los fugitivos pusiera en duda el maillot verde de líder. No fue así, un día para oxigenar las piernas teniendo en cuenta que el sábado queda el terrible día de montaña de Berga a Queralt, también el domingo para cerrar la Volta con el circuito de subidas muy mordaces a Montjuïc.

Decidido en la empresa, al completar una etapa ante un perro, el tridente de los fugitivos no se conformó con lo que indicaba el minutero, pues tras haber coronado el único paso de la etapa -Port d’Àger-, De Gent y Andersen cambió de ritmo, la fuga de la fuga, y tras 60 kilómetros de carretera se separaron de Berrade, pedaleando impotentes, adiós gloria, las piernas no aguantaban más. “Querían darlo todo y me dejaron boquiabierto… Iban más rápido, estuvieron de acuerdo y… eso”, aceptó con deportividad Berrade. El demarraje, en cualquier caso, no preocupó demasiado al pelotón, que durante un día se mostraron todos generosos, contentos de haber llegado al pique.

Tic-tac, tic-tac, tic-tac. Poco a poco, la serpiente multicolor fue acortando distancias con la dupla de fugados, una lucha que dio brillo a los respectivos equipos pero que estaba destinada al fracaso, finalmente neutralizada cuando faltaban 30 kilómetros para llegar a Lleida, el Dorado de los velocistas. . Sí, Luis Ángel Maté (Euskaltel), siempre dispuesto a hacer publicidad, a mostrar el interés del equipo, intentó inventar la aventura homérica, él contra el mundo, desgraciadamente un culebrón barato cuyo final se conocía, aunque yo no lo sabía. cómo quitarle el crédito. “Fue un lujo poder correr al frente de la Volta. Así que aprovechando cada resquicio que nos dejan. Lo ideal es que con el viento que había, algún otro corredor también hubiera saltado conmigo”, explicó Maté. Atrapado a ocho kilómetros de la meta, tuvo que pedalear hasta el abordaje, varios equipos intentaban tomar posición, una buena pelea porque la resolución era incierta al no haber grandes rodillos para lanzar a los pocos. velocistas quien preguntó la hora.

Cofidis pone a Herrada y Martín para lanzar Coquard; Movistar intentaba ganar posiciones para poner en buena posición a García Cortina; El Ineos intentó coger ritmo para que Hayter pusiera el turbo… Pero a Van den Berg, que no necesitó más ayuda que la que le daban sus piernas y sus ardientes pedales, le bastó para superar el primero. , para señalarse como el más rápido de las Voltas.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.