jueves, junio 13

Atletismo europeo: es el momento de Thierry Ndikumwenayo | Deportes

La vida de Thierry Ndikumwenayo es como una etapa de montaña del Tour, arriba y abajo. Sus orígenes están en Burundi, uno de los países más pobres del mundo, donde pasó su infancia como el quinto de una familia de seis hermanos y tres hermanas que vivían en la tienda de comestibles de sus padres. Esperanza cuando encontró un grupo en Alicante, en 2015, en el que el seleccionador, Llorenç Solbes, acogía a deportistas de países desfavorecidos. Hasta que el técnico se fue a trabajar a Qatar, llegó la pandemia y Thierry se encontró completamente solo. Su club, Playas de Castellón, le animó a subir unos kilómetros más; y en Castellón estuvo ocho meses en casa de uno de sus entrenadores, Tomás Fandiño. El gallego la trataba como a su pequeña hija. Amor de ida y vuelta. Pero aún quedaban pendientes difíciles. La larga espera para recibir la nacionalidad española. Los insultos xenófobos en las cloacas de las redes sociales tras cada éxito de este chico reservado y muy educado. Las lesiones. Pero una agradable tarde de primavera en Oslo parece haber cambiado su suerte. El penúltimo día de mayo corrió en los Bislett Games, la catedral del atletismo, y logró el cuarto puesto en los 5.000 metros con una puntuación (12m 48,10s) que es la segunda mejor de Europa de todos los tiempos.

Este récord, a una semana del Campeonato de Europa, que se celebrará en el Estadio Olímpico de Roma del 7 al 12 de junio, relanza sus aspiraciones en las dos carreras en las que competirá: los 5.000 m, este sábado, y los 10.000 m. , próximo. Miércoles. “Fue una sorpresa, de verdad. Pensé que correría en unos 12 minutos y 55 segundos, sin bajar de los 12 minutos y 50 segundos. Es sorprendente porque era mayo y todavía no habíamos trabajado para ser tan rápidos. Pero está claro que estamos en el camino correcto».

Ndikumwenayo, como muchos deportistas, utiliza la primera persona del plural para referirse a él y a su entrenador. El hombre que dirige su carrera deportiva desde 2020 es Pepe Ortuño, un profesor jubilado que fue uno de los fundadores, en 1981, del Club Atletismo Castellón, hoy el mejor club de España. Ortuño vio de cerca los repugnantes casos de racismo que intentó ocultar a su deportista. Como el dueño de ese bar de la calle que le dijo que no le atendería si iba con un negro. Pero no pude protegerlo de todo. Y cuando llegaron sus éxitos, como la victoria en el Campeonato de España de Cross Country, el récord nacional de los cinco kilómetros (13m 17s) o una excelente puntuación en los 10.000 (27m 26,52s), corriendo casi en solitario en Castellón, su ciudad, Thierry miró los comentarios en las redes sociales y se llevó las manos a la cabeza. “Los primeros dos días estuve un poco triste. Pero Pepe y mis compañeros me animaron y ahora entendí que los que critican son gente pobre».

Ndikumwenayo ya tiene un callo. Luchó toda su vida. Al poco de llegar a España, en 2015, viajó a Estambul con Playas de Castellón. A su regreso, tras ganar la carrera, lo pararon en el aeropuerto y no lo dejaron volar. “Yo ya vivía aquí y tenía una visa de tres meses, pero no podía irme. Sólo pudo entrar al país una vez, pero no lo habíamos visto». El caso es que, incomprensiblemente, todos sus compañeros pasaban el control. Jesús Montiel, uno de los técnicos, lo dejó solo. El mediofondista Nacho Fontes permaneció con él hasta el último momento. Pero tuvo que dejarlo, de lo contrario perdería su vuelo. Aquel chico de 18 años se encontró de pronto solo en el aeropuerto de Estambul, con un teléfono que no podía utilizar y 15 euros en el bolsillo. No sé qué hacer. Por la noche, después de comer un croissant y tomar té, lo único que tomó durante el día, lo echaron del aeropuerto. Ndikumwenayo, con frío y sin dónde ir, se encontró durmiendo en la calle, al raso, en mitad de la acera. Al día siguiente se subió al primer autobús que pasó por esa puerta. “Al final del viaje, el conductor me dijo que tenía que bajarme. Ni siquiera sé dónde se detuvo. Quizás fue Estambul, pero no lo sé». El deportista buscaba un lugar donde conectarse a Internet por cinco euros. Se puso en contacto con Solbes y su representante, quienes le aconsejaron que buscara la embajada y preguntara por Al final consiguieron pagarle un hotel y permaneció allí sólo una semana hasta que consiguió el permiso para salir del país y regresar a España.

El deportista prosperó y, al cabo de unos años, consiguió comprar a sus padres una casa en Kiryama, su ciudad natal. “Mi objetivo siempre ha sido ayudar a mi familia. ¿Qué será de otra manera?» Ahora le espera otra oportunidad para seguir creciendo como deportista. «A ver si puedo ganar algunas medallas en Roma», dice el Tigre, como le gusta definirse. «Me siento muy bien. En Oslo tuve sensaciones brutales, pero creo que puedo mejorar más. ¿El récord europeo (ostentado por Mo Katir con 12m 45.01)? Quién sabe…». El viernes se ajustará los auriculares, tocará reggaetón y calentará. Luego saldrá e intentará superar a Jakob Ingebrigtsen y al resto de sus rivales en la final de los 5.000 metros.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_