domingo, mayo 26

Ibán García del Blanco, negociador de la ley europea sobre inteligencia artificial: “Hemos llegado a la mesa” | Tecnología

Ibán García del Blanco (León, 1977) ya puede decir que ha hecho historia en Europa. El socialista fue el único eurodiputado español que participó en la maratón de negociaciones a puerta cerrada, de casi 37 horas, la reunión más larga de este tipo en la historia de la UE, que permitió en diciembre aprobar la primera ley integral del mundo. sobre inteligencia artificial. . Una norma que busca sobre todo garantizar que los modelos fundacionales de inteligencia artificial (IA) generativa que puedan representar un riesgo sistémico no violen derechos fundamentales. Un esfuerzo que valió la pena. “Ahora o nunca”, subraya en una entrevista con EL PAÍS en Bruselas, donde actualmente se supervisa la redacción final de la ley. Tendrá que estar listo y traducido en las próximas semanas a las 24 lenguas oficiales de la UE para que el Parlamento Europeo y los Estados puedan ratificarlo antes de la disolución del hemiciclo de cara a las elecciones europeas de junio.

Preguntar. ¿A qué se debe tanta prisa por derogar la ley de IA?

Respuesta. Desde el punto de vista de la defensa de nuestros derechos, principios y valores, era importante disponer de las normas lo antes posible. Al no haber supuesto un riesgo moral, debemos proteger situaciones especialmente vulnerables con el uso de este tipo de tecnología. Y sabíamos que el tiempo se acababa, que sólo podría aprobarse hipotéticamente durante la presidencia belga (este primer semestre de 2024). Además, la Presidencia española llevaba mucho tiempo preparándolo y tuvo que competencia acumulado que en la práctica era imposible reproducir con otro negociador. Y luego está el prestigio internacional de la UE: si nos hubiésemos equivocado en esto, nos habríamos puesto en ridículo a nivel internacional. Del mismo modo que creo que nos sentamos a la mesa y dijimos, aquí está Europa, si no hubiéramos implementado esta norma, después de las expectativas que habíamos generado, después de que muchas regiones del mundo nos miran, entre otras en Estados Unidos, en comparación con la forma en que regulamos algunas cosas, habríamos sido el hazmerreír. Y probablemente habríamos cuestionado el modelo democrático interno de la UE. Entonces todos sabíamos que era ahora o nunca.

Si no hubiéramos respetado esta regla nos habríamos convertido en el hazmerreír.

P. Todavía hay quienes defienden la autorregulación del sector.

r. Tenemos la experiencia acumulada de lo que ha sucedido en el sector tecnológico durante las últimas dos décadas: no fijar normas, esperar que se regulen por sí mismas es, en cierto sentido, un poco ingenuo y produce enormes desequilibrios. Tenemos mucha evidencia y, de hecho, estamos intentando retroceder de alguna manera, con leyes como la de servicios digitales, o la de mercados digitales. En el caso de la inteligencia artificial nos encontramos ante un tema que presenta un riesgo intrínseco que hasta ahora desconocíamos. Necesitábamos herramientas adicionales.

P. La UE se enorgullece de ser pionera en la legislación sobre IA. ¿No tienes miedo de equivocarte sobre algo que se legislará en el futuro, sobre cosas que aún no existen?

r. Es cierto que es el único texto legal que expresa el concepto en una perspectiva absoluta, general, horizontal y completa, o eso dice. Y para quienes, como yo, venimos del mundo del derecho, en el que existe la máxima regla, la seguridad jurídica, es un desafío pensar en una regulación que por su naturaleza tendrá que ser flexible y adaptable a nuevas realidades, lo cual ES en sí mismo un anatema. Pero necesitamos adaptar nuestras mentes a las circunstancias en las que nos encontramos, no creo que la inteligencia artificial sea el único tema en el que necesitaremos una regulación que pueda adaptarse a nuevas realidades o cambios. Por eso fue muy inteligente abordar la regulación desde el punto de vista no de la tecnología en sí, sino desde el punto de vista del uso, porque esto nos permite establecer reglas generales, inmutables en el tiempo. Además, es una gran ventaja competitiva que algunos valores también tengan importancia en la regulación de otros países y, por supuesto, en ese segundo paso en el que debemos estar inmersos ahora que es la creación de un marco internacional y colectivo.

García del Blanco, durante la entrevista.Delmi Álvarez

P. 2024 es un año súper electoral, casi la mitad del planeta está llamado a votar. Y la inteligencia artificial es señalada como uno de los elementos de riesgo ante la desinformación y la manipulación de la opinión pública. ¿Estamos retrasados ​​con esta ley, que no se aplicará plenamente hasta finales de 2026?

r. La ley, por sistema, normalmente viene después de que la realidad existe. No siempre es así, hay veces que avanza y en ese sentido crea por sí sola realidades sociales y físicas, como pasó en España con la ley del matrimonio homosexual, pero en general siempre se queda atrás. En una tecnología que avanza tan rápido, es casi inevitable quedarse atrás al tratar de llenar los vacíos que surgen en el camino. Pero aquí no nos pasará como en el caso del fenómeno punto com o el de las grandes plataformas de generación de contenidos, que se encontraban prácticamente sin ningún tipo de control, sin ningún tipo de exigencia, pagando cero euros de impuestos y ganando enormes sumas sin tener un nivel mínimo de exigencia. Esto nunca nos volverá a pasar.

Pretender que se autorregulan es un poco ingenuo y produce enormes desequilibrios

P. ¿Hemos aprendido algo entonces?

r. Yo diría que sí, diría que el mundo también es consciente de que necesitamos normas. Lejos de crear desequilibrios porque una determinada región opte por no regular, creo que la realidad de la política internacional en este momento indica que muy pronto tendremos reglas muy similares a las europeas y, sobre todo, un marco internacional de estándares mínimos. muy similares a los de Europa, los valores que intentamos proteger aqui.

P. Los New York Times demandó a OpenAI y Microsoft por cuestiones de derechos de autor, una de las claves de la legislación europea. ¿Se siente ratificado?

r. Las leyes de propiedad intelectual en EE.UU. o el Reino Unido son menos protectoras, lo que deja más cosas a la discreción de los tribunales. Lo que realmente queríamos era darle a los titulares de derechos, que al fin y al cabo son los que generan riqueza, que son las personas que generan la creación, la posibilidad de saber con certeza si sus contenidos han sido utilizados sin autorización y eso es lo que marca la ley. En este sentido, es pionero y probablemente evitará muchos litigios en el futuro o facilitará mucho la labor de los propios tribunales al identificar exactamente qué contenidos se han infringido.

P. Los pesimistas dicen que con tanta regulación, Europa podría perder la carrera de la IA frente a EE.UU. o China

r. Si la intervención o regulación estatal tuviera un elemento decisivo en términos de desarrollo tecnológico, entonces en China no tendríamos inteligencia artificial, y sucede que ahora mismo invierten y desarrollan modelos entre 15 y 20 veces más de lo que está haciendo la UE. En segundo lugar, estamos muy por detrás de Estados Unidos y China, y de algunos otros lugares, pero básicamente detrás de Estados Unidos y China, sin que exista ninguna ley; Es decir, no parece que este haya sido el elemento decisivo para poder percibir si hay desarrollo tecnológico o no. Creo que esto depende fundamentalmente de nuestra capacidad de proporcionar los recursos necesarios para poder desarrollar nuestros modelos, y también de nuestra capacidad, y esto también es un mensaje a los Estados miembros, para que colaboren, para que cooperen, porque no tenemos los músculos necesarios, individualmente, para poder competir en el extranjero. Y mientras tanto, tendremos un esquema regulatorio que protegerá nuestros principios, nuestros derechos y, al mismo tiempo, configurará el mercado más de acuerdo con nuestros intereses.

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_