lunes, mayo 27

La Real impone su autoridad cuando el Bayern la desafía | Baloncesto | Deportes

Euroliga día de trabajo vientos

B. Mónaco

Real Madrid

El Bayern quiso tocar la moral del Real Madrid en el tramo decisivo del partido, y se quemó. Después de que los de Chus Mateo levantaran un muro durante todo el partido, manteniendo a los alemanes con diez o más puntos de diferencia, los blancos de repente se perdieron un rato y los bávaros se involucraron con tiros de tres puntos. Consiguieron situarse, a falta de cinco minutos para el final, a sólo cinco puntos de distancia (65-70).

Y entonces apareció el Real Madrid y no el suplente que había jugado hasta ese momento y que, a falta de mayores peticiones, lo hizo en tranquilo. En un instante, tras un parcial de 3-20, dijeron que estaban allí para ganar, para evitar dificultades en la hora de la verdad, y sacaron la picadora de carne para llegar a la bocina con 21 puntos de ventaja (71-92). . ). Fue una demostración de poder cuando fue necesario. Ni siquiera se tocaron en el banquillo. Parecía algo natural, que venía de dentro, de jugadores que sabían cuándo apretar el botón de apagado y, más importante, el de encendido.

En un partido emotivo para los bávaros, que saltaron al campo con el dorsal 5 sobre los hombros de Franz Beckenbauer, el Real Madrid no tuvo piedad de su ex, Pablo Laso. Dominó el marcador en los cuatro sets, permitiendo aumentar la estadística de Sergio Llull, que ya es el jugador del Real Madrid con más apariciones en la historia, con 1.047, superando a Felipe Reyes con quien apenas compartió récord durante tres jornadas. Con sus tres triples, también está a un paso de superar la histórica hazaña de Juan Carlos Navarro, con 623, frente a los 612 que ya lleva el jugador del Real Madrid.

Poirier, con 18 puntos, fue el máximo anotador de la Real, seguido de Hezonja (17) y Musa, que sigue incombustible, con 16. Juntos neutralizaron el acierto por momentos del francés Francisco, que con sus cuatro triples provocó la reacción del Real Madrid. . su rival, que vio cómo se cuestionaba su jerarquía y no lo permitió. No quieren perder ni por un momento su cómoda posición en lo más alto de la clasificación.

Mónaco 93 Baskonia 83

Jugar en el pabellón Omnisports, construido bajo el estadio Luis II, no es como jugar en el infierno griego o turco de la Euroliga, o en el Stark Arena del Partizán de Belgrado. Es más una experiencia de ópera que aquellas calderas, o que en el Buesa Arena cuando juega, por lo que la derrota del Baskonia ante el Mónaco (93-83) se puede atribuir a varios motivos, entre ellos la pesadez de los vitorianos tras tantos partidos consecutivos, o a los errores en el tiro, incluso en los tiros libres (11 de 19), un terrible 57%, pero nunca a la presión ambiental de la localidad monegasca.

Partido equilibrado para los vitorianos, a pesar del resultado final, siendo titular el equipo local cuando el Baskonia ya jugaba a la desesperada. El primer cuarto acabó con una ventaja mínima (21-22) para los de Ivanovic, que tuvieron a Markus Howard como hombre más activo, aunque sus 33 puntos al final no contribuyeron a la deuda de su equipo, debido a la aparición imparable de Mike James. , que presionó a los suyos en los dos siguientes cuartos, inclinó la balanza a favor del Mónaco, que tomó la medida del Baskonia en los dos partidos del torneo regular.

Sólo Sedekerskis en algunas fases y Kotsar, que destacó al principio del partido, estuvieron a la altura en ataque, aunque Moneke brilló en el rebote (13), aunque no fue suficiente a su regreso de la Costa de Francia. ‘Azur con una victoria, por lo que el Baskonia se queda con un balance de diez victorias y diez derrotas. Ni frío ni calor.

Valencia Basket 79 Zálgiris 84

Ganar un partido en la Euroliga es una tarea titánica y el Valencia Basket está pasando por un momento complicado en los últimos partidos. Ante el Zalgiris la moneda salió cruz tras un partido muy reñido y decidido por pequeños detalles. El equipo de Mumbrú tuvo un problema llamado Evans con un par de triples en los instantes finales, que inclinaron la balanza. El marcador está lleno de alternativas, Ojeleye parecía dar energía a los naranjas, pero tras la acción que dio la ventaja a los valencianos (74-72), el acierto de Evans fue decisivo

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.