domingo, mayo 26

La UE amplía las negociaciones para acordar la primera gran ley del mundo sobre inteligencia artificial | Tecnología

La Unión Europea está considerando convertirse en la primera región del mundo en tener una ley integral para regular la inteligencia artificial (IA). Pero después de casi 24 horas de negociaciones maratónicas, no todos los puntos están todavía cerrados y las reuniones a puertas cerradas en Bruselas están suspendidas hasta mañana viernes a las 9 de la mañana. Se sabe que ya existe un acuerdo (aunque no se han desvelado los detalles) sobre uno de los temas más espinosos: cómo regular los modelos fundacionales en los que se basan sistemas como ChatGPT y que, pese a considerarse fundamentales en la evolución del tecnología, genera serias dudas también por su capacidad disruptiva. Sin embargo, aún quedaría pendiente al menos otro aspecto espinoso de las ambiciosas normas: las cuestiones sobre la vigilancia biométrica en tiempo real que tantas dudas y preocupaciones suscita entre los parlamentarios sobre su posible uso abusivo por parte de los gobiernos, como ya está sucediendo en China.

“Se ha avanzado mucho en estas 22 horas. Mañana reanudaremos el trabajo», anunció el Comisario de Mercado Interior y uno de los principales impulsores de la ley AI, Thierry Breton, pasadas las doce del mediodía y varias horas más tarde de lo que los negociadores habían calculado inicialmente que esta reunión entre los representantes de la Estados Unidos, la Cámara Europea y la Comisión Europea (los llamados diálogos tripartitos). Las partes estaban encerradas desde las 15.00 horas del miércoles en una sala de la sede del Consejo de la UE en la capital belga, en un intento de acordar una solución jurídica definitiva. texto que tendría en cuenta las opiniones de los estados (más favorables a la autodeterminación -regulación de los modelos fundacionales y mayor uso de la vigilancia biométrica) y la de los eurodiputados, que piden muchos más controles y obligaciones en interés de la defensa de los derechos fundamentales frente a las tecnologías altamente invasivas. Aunque este no sea el último paso, el acuerdo, si lo hay, todavía tendrá que ser ratificado por el Consejo y el Parlamento Europeo, antes de que la ley pueda aprobarse. entrará en vigor, presumiblemente a finales de 2026, si no hay más retrasos; se considera un hito, ya que llegar a este punto en ocasiones ha parecido imposible.

«Las negociaciones continúan», miraron con indiferencia fuentes cercanas a las negociaciones tras una mañana «intensa y productiva», como también definió en las redes sociales la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, que preside la reunión, dado que España ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de la UE hasta finales de mes. Sin embargo, cuando las 24 horas de negociaciones, una “ultramaratón” –como la llamó Breton– están llegando a su fin, las partes han decidido hacer una pausa y reanudar las conversaciones este viernes.

La decisión es una señal de que, aunque se ha avanzado mucho, como aseguran todas las partes, las diferencias aún son lo suficientemente grandes como para no lograr sellar un acuerdo. Y, siguiendo la máxima diplomática de que no se llega a un acuerdo hasta que no se está de acuerdo en todo, por mucho que se haya avanzado, todavía no hay humo blanco. Sin embargo, el hecho de que no se haya tirado la toalla -pedir un nuevo diálogo tripartito habría significado un nuevo aplazamiento que tal vez habría trasladado la cuestión a la Presidencia belga a partir de enero- sino que simplemente se haya decidido hacer una pausa es un Un signo alentador, afirman también varias fuentes. Pese a las diferencias, todavía hay esperanzas de que se alcance un acuerdo este viernes, aunque todavía queda bastante brecha por cerrar.

Según fuentes cercanas a las negociaciones, el último obstáculo clave para que los negociadores lancen la esperada humo blanco es otro de los principales obstáculos durante el proceso de discusión de la ley: la regulación de la vigilancia biométrica en tiempo real en espacios públicos a través de sistemas como dispositivos El reconocimiento facial, una de las líneas rojas del Parlamento Europeo, preocupado por la posibilidad de abuso de los derechos fundamentales de los ciudadanos por parte de los Estados en el uso de estas tecnologías.

El mandato negociador del Parlamento Europeo dio lugar a la decisión de prohibir o limitar al máximo los «usos intrusivos y discriminatorios de la IA», especialmente de los sistemas biométricos en tiempo real o en espacios públicos, con muy pocas excepciones por motivos de seguridad. Los Estados intentan ampliar estas excepciones y allí se topan, como había advertido el día anterior el eurodiputado Brando Benifei, participante en las negociaciones, con una clara línea roja: los legisladores luchan por mantener la prohibición de la vigilancia policial predictiva y biométrica en lugares Sistemas de reconocimiento público y de emociones en lugares de trabajo y sistemas educativos. «Necesitamos un nivel suficiente de protección de los derechos fundamentales con las prohibiciones necesarias en el uso (de estas tecnologías) para la seguridad y la vigilancia», resumió el miércoles el eurodiputado italiano. “Los gobiernos quieren una larga lista de excepciones a la solicitud que no aceptaremos”, dijo en un encuentro con periodistas horas antes de sumergirse en las discusiones.

«Necesitamos un nivel suficiente de protección de los derechos fundamentales con las prohibiciones necesarias en el uso (de estas tecnologías) para seguridad y vigilancia», insistió Benifei, quien se dijo dispuesto a llegar a un «compromiso» en la cuestión, como en «casos concretos». » de vigilancia policial, pero subrayó que esto requiere «salvaguardias» y controles muy sólidos que, en cualquier caso, no pueden ser ejercidos por los propios Estados. «No permitiremos que los gobiernos se controlen a sí mismos si respetan la ley, esto es muy, «Es muy importante para nosotros (…) y nunca aceptaremos una desviación y tendremos un control serio», afirmó.

Aunque el acuerdo para continuar las negociaciones de este viernes se basa en el acuerdo de mantener discreción sobre su posición hasta la próxima reunión, fuentes cercanas al enfrentamiento también confirman que otro de los puntos actualmente no resueltos es la cuestión de las “excepciones a la seguridad nacional” que Países como Francia piden en la ley sobre IA poder utilizar este tipo de tecnología con fines de defensa, militares o de seguridad nacional como la lucha contra el terrorismo, un extremo en el que los Estados no estarían dispuestos a encontrar un término medio con los eurodiputados. , quienes intentan limitar al máximo estas excepciones.

Las largas conversaciones, durante las cuales también acudió a saludarlos la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, son una muestra más de la gran prioridad que España quiso dar al expediente de la IA, del que quiere poder modificar la ley acordada bajo su mandato europeo- – ya han permitido, según fuentes coincidentes, superar el otro gran obstáculo para un acuerdo provisional sobre la ley: la cuestión de la regulación de los modelos fundacionales, especialmente los más poderosos .

Más que el «qué», el impulso giró en torno al «cómo», explicaron fuentes cercanas a la negociación en vísperas de la misma. Países como Alemania, Francia e Italia han resistido en las últimas semanas, como pedía el Parlamento Europeo, estableciendo obligaciones legales y apoyando una mayor autorregulación -a través de códigos de conducta obligatorios- para los desarrolladores. El argumento utilizado fue no obstaculizar la innovación y la competitividad en un sector en el que Europa no quiere quedarse atrás de sus grandes rivales, Estados Unidos y China.

Pero los eurodiputados, preocupados por la capacidad de estas nuevas tecnologías de afectar a los derechos fundamentales de los ciudadanos, trazaron líneas rojas y advirtieron de su intención de abandonar las negociaciones, lo que habría pospuesto gravemente toda la ley, cuya plena aplicación se espera. para finales de 2026, si no se establecen suficientes salvaguardias. Especialmente para los modelos fundacionales más poderosos, aquellos considerados de “riesgo sistémico” porque tienen capacidades de alto impacto cuyos resultados pueden “no ser conocidos o comprendidos en el momento de su desarrollo y publicación, por lo que pueden causar riesgos sistémicos a nivel de la UE”. según la definición aceptada por todas las partes.

El punto crucial, explicó también Benifei en vísperas de las negociaciones, es la forma en que se «garantiza» para estos modelos más potentes «que lo que hacen los desarrolladores de estos modelos es obligatorio y se puede exigir su cumplimiento». El Parlamento Europeo, subrayó, quiere un texto suficientemente claro que garantice que «no hay posibilidad de eludir estas obligaciones», incluso si se incluyen en un código de conducta como piden los Estados, pero que, en cualquier caso, «que «no constituyen un compromiso voluntario de facto, sino un compromiso que puede ser ejecutado».

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_