domingo, mayo 26

Neuralink: Elon, los simios y tú: la atrocidad de ceder el control de nuestros pensamientos | Tecnología

Podemos odiar a los demás desde la intimidad de nuestras ideas. Somos dueños de nuestros pensamientos y de nuestros silencios. Tenemos derecho a no testificar contra nosotros mismos y a aprovechar la Quinta Enmienda. Al parecer, algunos de nosotros pensamos con palabras y otros con imágenes. Pero todos nos refugiamos en ese hardware que es nuestro cerebro para criticar al jefe, matar dolorosamente a ese vecino que no paga las cuentas o codiciar a la esposa del vecino. Mientras no lleves a cabo tus intenciones asesinas o violentas, estás protegido por la privacidad de tu mente. Y esto es muy poderoso. El pensamiento es tan poderoso que impulsa revoluciones, planea tomas de poder hostiles, inventa realidades como estados y leyes y desestabiliza la paz social. Hemos sido programados por las religiones para no tener pensamientos impuros, para limitar nuestra imaginación para que la línea entre la intención y el acto no sea tan delgada como para saltarla en un Amén-Jesús.

¿Qué gobernante no querría saber qué pasa por la mente de sus ciudadanos, cuánto ahorraríamos en el presupuesto estatal si supiéramos en tiempo real las verdaderas motivaciones de las personas y cuántas discusiones de pareja terminarían si dijera Sin pensar en cualquier cosa, podrías verificar que tienes hilo musical conectado. La gente interesante quedaría expuesta si permaneciera en silencio y la policía finalmente tendría su pre-crimen. El paraíso panóptico.

Ante todo nuestros pensamientos está el descanso del guerrero, nuestra única herencia personal. Somos lo que sucede en nuestra cabeza, el consciente, el inconsciente, nuestro ego y nuestro superyó. Por eso me inquietan dos noticias recientes. He estado pensando en el primero desde que Elon Musk decidió iniciar una empresa para desarrollar dispositivos cerebro-máquina. Ya me sorprendí cuando mató a una docena de monos que habían sido implantados y, a pesar de ello, pidió voluntarios humanos que aparentemente encontró. A través de su cuenta de Twitter (me niego a llamarlo). No sabemos a ciencia cierta si el trasplantado padece alguna enfermedad motora, pero lo que Musk nos prometió es que podremos escribir con la mente en el móvil. Quien haya observado cómo se ha gestionado esta red social en el último año no tendrá dudas de qué pasaría con su identidad, sus ideas y sus secretos si fueran puestos en manos de un oligofrénico que ha dejado de consumir drogas.

La otra noticia que me sorprendió fueron las declaraciones del director de la Autoridad de Protección de Datos a este diario. Mar España, impulsada por la legítima misión de proteger a los menores de los males que se esconden detrás de las pantallas, afirma que “la agencia colaborará en la elaboración del proyecto de ley para la protección global de los menores en Internet con la inclusión de los llamados neuroderechos. Según los expertos, los jóvenes son más vulnerables al impacto de la tecnología en su desarrollo neurológico porque sus cerebros están en formación”. Detengámonos aquí por un momento, porque es necesario aclarar tanta buena voluntad, equivocada en su objetivo y en su definición. Los neuroderechos (identidad, libre albedrío, privacidad mental, igualdad de acceso y protección contra prejuicios) están diseñados en base a las neurotecnologías y sus peligros obvios.

Según el informe publicado por la Oficina de Ciencia y Tecnología del Congreso de los Diputados, Avances en neurociencia: aplicaciones e implicaciones éticas, La neurotecnología “permite una conexión directa entre un dispositivo y el sistema nervioso (central y periférico) para registrar o modificar la actividad nerviosa. Combinan la neurociencia con otros avances en inteligencia artificial, robótica o realidad virtual, para modular o medir diversos aspectos de la actividad cerebral, incluidos la conciencia y el pensamiento. ¿Da por sentado el supervisor de datos español que los niños se conectarán un periférico en la cabeza para acceder a TikTok, al metaverso (sea lo que sea), o dispararán en un videojuego con el poder de su mente, y luego los protegeremos? Prefiero pensar que el director de la Agencia está más bien del lado de los que creemos que los cerebros se configuran en función de lo que les sucede en sus años de formación y que debemos ponernos del lado de los pseudocientíficos para que su cableado sea lo más saludable, no del lado de aquellos que creen que las tecnologías cerebro-máquina deberían ser un bien de consumo como los teléfonos inteligentes.

Porque ceder el control de nuestros pensamientos me parece una atrocidad. Si creemos que cualquiera que accede a nuestro cerebro y recopila nuestros datos neuronales no hace un mal uso de ellos, ¿ha vivido en una dimensión diferente durante los últimos 20 años, vive silenciosamente en el paradigma de las puertas y los campos o, lo que es peor, tiene una economía? interés en hacernos entrar en comunión con las piedras del molino. Es una tontería dejarse convencer para un uso recreativo, doméstico o personal basándose en los usos benévolos o beneficiosos de una tecnología. Dado que los implantes cerebrales pueden hacer que un tetrapléjico camine, se los daremos a todos para que puedan jugar. fortnite, cambia de canal de televisión con tu mente o responde correos electrónicos con tus pensamientos. Si el cambio climático no nos mata, la comodidad nos matará. Wall-e No es una película, es una premonición.

Por eso es triste que un responsable del tratamiento o la Unión Europea en su conjunto consideren la batalla perdida y recurran a la gestión burocrática de los cadáveres. Toda la comunidad científica está trabajando en el desarrollo de estos neuroderechos, partiendo del supuesto de que recogeremos estos datos, de que cualquier resistencia al progreso de la ciencia, incluso si nadie pidió que se aplicara este gran salto a mi tostadora, es imparable y que cualquier resistencia no sólo es inútil sino también un error. Neuroderechos que en una Internet multijurisdiccional, con limitaciones de conocimientos económicos, personales y técnicos, no será posible garantizar. Como ya sucede. ¿O algún supervisor de datos europeo irá a China y sancionará a la mayor empresa de videojuegos del mundo por recopilar los pensamientos de nuestros ciudadanos y utilizarlos en su contra?

Ya sabemos cuál es el coste de este pensamiento incorrecto. Tengamos el coraje de la Corte Suprema de Chile: no hay necesidad de derechos neurológicos universales si controlamos la producción, venta y distribución de dispositivos cerebro-máquina y los regulamos como dispositivos médicos. Usamos la tecnología en entornos donde es beneficiosa para los humanos y prohibimos su uso en aquellos que sabemos que no serán beneficiosos y que no podemos controlar. Porque no hay dato más protegido que el que no se recoge y porque quiero seguir matando gente en la intimidad de mis pensamientos.

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_