domingo, mayo 26

Védrines y Billón: 72 horas frenéticas que revolucionan el montañismo | Deportes

El montañismo tomó una dirección nueva e inesperada la semana pasada. Se ha rejuvenecido, se ha reinventado, ha marcado un salto en el tiempo que de ahora en adelante será motivo de motivación para las generaciones que viven en un futuro que promete ser mágico. Se necesita un mundo para romper con lo establecido, para derribar los muros que el montañismo, su historia, ha construido: siempre existe el miedo a derrumbarse, especialmente cuando los errores de juicio se pagan con la vida. Los escenarios no cambian, pero sí la forma de observarlos. Con un nudo en el estómago, con esperanzas, dudas y miedos, los franceses Benjamin Védrines (atleta de The North Face, 31 años) y Léo Billon (Grupo Militar de Alta Montaña, 31 años) partieron el pasado sábado de Chamonix con la idea de escalar tres vías de extrema dificultad técnica en tres entornos legendarios: Los Dru, la cara norte de los Droites y la cara norte de las Grandes Jorasses.

Eligieron vías severas, con una media de 1.000 metros de desnivel, terreno mixto de roca y hielo, en pleno invierno… y las subieron a toda velocidad, pero no de cualquier modo: cuidaron al máximo sus seguridad, no utilizaron técnicas específicas para avanzar más, de forma rápida pero aleatoria. Escalaron según los cánones clásicos, dejando que su enorme experiencia les permitiera perfeccionarse de vez en cuando. El caso es que correr en este tipo de terreno complejo es algo nunca antes visto. Y hacerlo en 72 horas frenéticas habla directamente de un logro récord que sólo es posible para verdaderos visionarios.

Benjamin Védrines dirige un campo en los Droites.

Sus programas baten todos los récords conocidos hasta el momento. Sólo en la ruta No Siesta en las Grandes Jorasses (la más compleja e intimidante de las tres) tardaron sólo 12 horas. El récord más conocido fue el de dos días en la pared y lo lograron escaladores con pedigrí respetable. «Y lo más sorprendente es que si hubiésemos encontrado la ruta en buenas condiciones, con más hielo, y si no nos hubiésemos perdido, habríamos reducido el tiempo en cuatro horas», confiesa Védrines en conversación telefónica. En tres días de escalada de alto voltaje solo cometieron un error: ambos se pillaron un mosquetón congelado en la boca y el frío les arrancó la piel de los labios. Un absurdo que ilustra, sin embargo, su enorme capacidad de concentración, su resistencia al cansancio mental, el miedo a caer, su lucha contra el estrés, el deseo de escapar por fin de la gravedad de un mundo helado y hostil, forjado por los mitos del montañismo. .

Con Védrines, la velocidad ha adquirido otro significado: su fuerza física es sencillamente asombrosa. Con Billon será necesario redefinir la dificultad técnica: en lo más alto de la escala actual ni siquiera cambia. Juntos son Terray y Lachenal, o su versión revisada y actualizada medio siglo después. Su viaje hacia lo desconocido comenzó el pasado sábado en Dru, donde subieron la Via delle Guides en 10 horas y libremente, es decir, sin aferrarse ni aferrarse a los dispositivos de seguridad que colocan para frenar una posible caída. Nadie lo había escalado antes, mucho menos en un día. Sorprendidos por la facilidad con la que resolvieron el primer objetivo, dispararon hacia el norte de las Droites. Si habían pensado descansar un día, cambiaron de opinión: no estaban cansados. Al día siguiente, sólo tardaron siete horas y cuarto en llegar a la cima del Droites, dejando atrás la desafiante ruta Rhem-Vimal. Entonces sí, dijeron que podían soñar con completar la trilogía en solo tres días, tres días menos de lo que soñaron originalmente. Excepto que las Grandes Jorasses representan el escenario más siniestro y severo del macizo. “Pensamos que como todos habían pasado varios días escalando estas rutas, hacerlo en un solo día sería imposible”, explica Védrines. No me imaginaba (nadie podía) que tendría medio día libre.

Las trilogías, como cadenas de ascensiones, son un clásico de la historia del alpinismo, y hasta la fecha ninguna puede compararse, en cuanto a osadía, a la firmada por el francés Christophe Profit en marzo de 1987: en apenas 42 horas enlazó el clásico caras norte de las Grandes Jorasses, el Eiger y el Matterhorn, conectando las dos montañas mediante vuelos en parapente y helicóptero. Subió solo, sin cuerda. Sin perder de vista a su rival Eric Escoffier, decidió primero. Su hazaña fue el pistoletazo de salida del concepto «rápido y ligero». Védrines y Billon acaban de añadir un adjetivo a la fórmula que sigue siendo «rápida, ligera y (muy, muy) técnica». Védrines es un verdadero apasionado de este tipo de escalada y se inició en ellas en Vercors: “Siempre me ha gustado crear mis propias historias. “Libre”, reconoce con una voz que no denota ambición, sino naturalidad. “Queremos innovar pero no para la galería, sino como algo propio, queremos hacer cosas que aún no hemos hecho. Perseguimos una cierta progresión, retos más difíciles que puedan estimularnos no sólo como deportistas sino también como personas”, observa.

Escaladores profesionales

Y la necesidad de no caer en el bucle de la repetición, en el conformismo, les llevó a simplemente reescribir la historia: «Sí, hemos ido más allá de lo que ya se había hecho, y es gratificante, pero no es esto». nosotros. Lo que nos nutre es la sensación de estar en un plano donde tenemos que afrontar lo desconocido. Y esa progresión depende de nuestra imaginación y pasión. No sabemos dónde pararemos. Por mi parte espero parar en el momento adecuado porque ya siento que estoy cerca de sentirme plenamente realizado como montañero; Pero todavía tengo muchos sueños por realizar».

Dicho esto, Védrines está convencido de que el margen de progreso en el montañismo es enorme: en esta disciplina “hay muy pocos deportistas de alto nivel. Muy pocas personas se forman realmente para afrontar proyectos de montañismo. “Estamos en los inicios del montañismo de alto nivel, pero aún queda mucho trabajo por hacer”. Ambos se reconocen complementarios: Védrines es un atleta talentoso y Billon un escalador con cualidades técnicas superlativas. Juntos suman tanto que reconocen que les resultaría difícil encontrar una pareja mejor. Al final del viaje, en la cima de las Grandes Jorasses, afrontando un descenso tan largo como complicado por el lado italiano, ambos reconocen un hecho que les consuela y les ayuda a seguir soñando con nuevas aventuras: no están Terminados físicamente, tienen margen físico y psicológico. Están en lo más alto de una etapa que nos ha regalado un puñado enorme de historias trágicas y heroicas, pero son cosa del pasado. El nuevo montañismo se alimenta de sueños, como ayer, pero también de horas de trabajo eficaz. «El futuro promete cosas bonitas», felicita Védrines.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_