lunes, mayo 27

Pogacar, a punto de escaparse en la primera llegada de los velocistas | Ciclismo | Deportes

El carnet del Giro se llama Garibaldi, como la taberna de Pablo Iglesias en Lavapiés, porque el revolucionario italiano fue, entre otras muchas cosas, un viajero impenitente y la publicación que publica cada año la Corsa rosa no es más que un compendio de las rutas actuales y hazañas pasadas; datos, números, ciudades y leyendas del ciclismo, como Eddy Merckx, que en 1968, su primera participación en el Giro, debutó con la maglia rosa en Novara. Ganó la segunda jornada, que acabó ahí, y al día siguiente salió con la casaca de líder, que cedió dos días después para recuperarla en la última semana, en las Tres Cimas del Lavaredo y ganar en su primera participación.

Tadej Pogacar era dos años mayor que Merckx cuando logró la hazaña, pero en el tercer día del Giro también salió vestido de rosa en Novara, en una etapa destinada a finalistas, o a cazadores de fugas, pero quizás porque había empezado con un alto puesto La segunda jornada atenuó el entusiasmo de los valientes, que no se atrevieron a desgastar las fuerzas ya desgastadas el domingo.

Los equipos de los principales protagonistas no se han puesto de acuerdo y por eso es muy difícil. A sólo 78 kilómetros, muy lejos de la meta, se produjeron escaramuzas que rompieron el pelo del grupo, que disputaba los puntos que otorga el maillot de regularidad fucsia, ciclamen en la lengua del Giro como escribía Garibaldi, y provocaron un ligero corte, que duró un minuto, pero fue inmediatamente reparado por las ganas de los de atrás y las desganas de los de delante.

Pogacar, vestido de rosa, circulaba siempre al frente del grupo, como corresponde a sus filas, rodeado de su guardaespaldas, y que cómodo era viajar en un pelotón que ganaba velocidad a medida que disminuía la distancia hasta la meta. Los kilómetros discurrían monótonamente, a través de los verdes paisajes del Piamonte, salpicados aquí y allá de las torres y castillos de la Italia guerrera cuando no era el país que Garibaldi, entre otros, ayudaba a unificar, sino una sucesión de estados en perpetuo estado de hirviendo . Como Pogacar, incapaz de quedarse quieto, y que, como decían de Merckx, se activa cuando ve al fondo cualquier pancarta, ya sea una portería volante -expresión fuera de uso en el ciclismo moderno-, el premio de la montaña, la meta, o las fiestas del pueblo durante las cuales se desarrolla la carrera.

Sazonaba una etapa monótona, primero en la especial al sprint de Cherasco, donde se lanzó a competir por los tres segundos de bonificación, quizás precisamente para minar la moral de los pretendientes a su trono. Quedó segundo, presentó dos. Era el aperitivo, el plato principal se quedó en Fossano, la ciudad de 25.000 habitantes y trece iglesias, instalada en una meseta, con las calles dispuestas en cuadrícula, y desde la que, en los días despejados, se pueden ver las cumbres nevadas. de los Alpes suizos.

Se sube una colina en dirección al pueblo durante un kilómetro y medio, con una curva cerrada en el centro. Los finalistas luchan en un terreno no demasiado duro para sus piernas ni demasiado reservado para las sorpresas, pero resulta que al danés Mikkel Honoré no se le ocurre otra cosa que picar a Pogacar, que no necesita nada más. Hay que sentir la punzada para lanzarse hacia la meta. Faltan tres kilómetros y sólo el instigador y el siempre atento Geraint Thomas pueden seguirlo, mientras la confusión se extiende entre los veloces chicos que esperaban su momento. Una vez más Pogacar provoca el caos. A dos kilómetros de meta, Honoré se rinde exhausto y los dos primeros de la general se ponen en cabeza para llegar a meta y dar la sorpresa, si es que alguna vez se puede usar esta palabra con Pogacar.

La caza por detrás adquiere tonos de libertinaje; En el pelotón cada uno hace la guerra por su cuenta. Por un momento parece que la aventura exprés de Pogacar y Thomas está a punto de acabar bien, pero al final se organizan detrás y, a 300 metros, los dos hombres más fuertes del Giro se rinden, devorados por la voracidad de las llegadas. En meta gana el belga Tim Merlier, pero el MVP vuelve a ser Pogacar, ¿quién si no? «Pensé que no podríamos alcanzarlos», dice el ganador del líder. Todos dudan cuando el fenómeno decide comportarse como Eddy Merckx.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.