lunes, mayo 27

Primer contacto con las gafas de Apple: Vision Pro cara a cara con la realidad | Tecnología

En las tiendas Apple de la zona de Washington se habla estos días de la cita para probar las gafas Vision Pro, recientemente puestas a la venta en Estados Unidos, como «una invitación a un viaje guiado a un lugar maravilloso». El destino, advierten, “no tiene nada que ver” con el metaverso o la realidad virtual. Esto es otra cosa: “computación espacial”, la llaman.

Y, francamente, es muy parecido a ver la vida desde el interior de un iPhone, iPad o computadora Mac.

Para probar el último lanzamiento de la compañía, el primero de un nuevo producto en años, hay que reservar media hora con un especialista, y en algunas tiendas la espera es de varios días. El suspenso es peor: el producto no llegará a Europa hasta 2025.

Tim Cook (derecha), director ejecutivo de Apple, el 2 de febrero, día del lanzamiento del Vision Pro, en la tienda de la compañía en la Quinta Avenida de Nueva York.JUSTIN LANE (EFE)

Una vez concertada tu cita, lo primero que debes hacer es aprobar un examen de reconocimiento facial para medir tu cráneo. No será la única ocasión en la que el potencial comprador, que quizás no tenga los 3.500 dólares que cuestan las gafas, pase por esa gran caja contemporánea en la que lo aparentemente gratis se paga con datos personales.

Al cabo de un tiempo te traen un modelo adaptado al tamaño de tu cabeza. Viene conectado a una batería de dos horas, que es como un micrófono inalámbrico de bolsillo; Sin él el gadget no funciona, por lo que, aclara el vendedor, quien quiera salir con él a la calle deberá reservar el espacio en su bolsillo para llevarlo.

La principal innovación de Apple respecto a otras gafas -que, como las de su competidor Meta, aíslan al usuario del entorno y pueden provocar mareos- es que es posible caminar con ellas sin perder el contacto con el mundo exterior. En otras palabras, Vision Pro te permite estar en otro mundo además de este. Es lo primero que notas al ponértelos: después de la pantalla de inicio, con su vista panorámica de la aplicación disponible, sigues viendo lo que sucede en la realidad, por así decirlo, incluso si esa realidad es una versión mediada por las 12 cámaras y seis micrófonos integrados en el dispositivo.

En este gran accesorio influye su peso, entre 600 y 650 gramos, y sus dimensiones, que cubren la mitad del rostro. Es difícil imaginar llevarlos consigo hasta que se agote la batería, y mucho menos en un sofocante día de verano. Por lo demás, el dispositivo es un alarde de diseño, en la seductora línea de Apple, que esta vez también se atreve con el tejido de la pieza que protege las gafas y la banda de material esponjoso que las sujeta a la cabeza.

Hay tres botones principales: el que hace fotos y vídeos, una rueda para ajustar la correa, y otro, llamado «corona digital», que sirve para casi todo lo demás: desde encender el dispositivo hasta subir el volumen o retroceder. Al Principio. El resto lo gestionamos a la vista. Por ejemplo, si quieres abrir una foto, mírala fijamente con los ojos y junta el dedo índice y el pulgar, como si estuvieras pellizcando una pizca de sal.

En la tienda la prueba se centra en la parte audiovisual, que es claramente el punto fuerte del invento. La presentación de las imágenes es panorámica, por lo que antes de que te des cuenta estás en medio de un paisaje islandés que puedes admirar de izquierda a derecha y de arriba a abajo desde donde se tomó la imagen. Vision Pro también te permite sumergirte en un vídeo grabado con un iPhone 15 Pro, el modelo de teléfono más nuevo de la compañía y el recomendado para sacarle el máximo partido a tus gafas. El clip elegido para la prueba muestra el momento en el que un niño apaga las velas de su tarta de cumpleaños, y viéndolo es inevitable pensar cuánto cambiará la tecnología el futuro del duelo, cuándo será posible revivir esto o aquello en tres dimensiones momento feliz con un ser querido que ha fallecido.

El Vision Pro se puede utilizar para escribir (aunque es recomendable conectar un teclado inalámbrico), consultar páginas de Internet o leer el periódico, actividades que se pueden combinar abriendo varias ventanas al mismo tiempo. También son útiles para ver una película, preferiblemente en tres dimensiones y si no dura más de dos horas, evidentemente. Al potencial comprador, que debe saber que Apple ha bloqueado el uso de películas pornográficas en realidad virtual con un gesto que le ha valido comparaciones con un «cinturón de castidad», se le muestran dos: un tráiler de Super Mario Bros, y otro, un pastiche en el que nada con tiburones, mira con vértigo cómo un equilibrista cruza la distancia entre dos picos o observa desde el fondo de la portería cómo un jugador del Inter Miami (el equipo de Messi) marca un gol en la escuadra polos. , con el que Apple firmó un contrato de exclusividad millonario).

Una vez finalizada esta parte de la prueba, el vendedor pregunta: «¿No es genial?» Y ciertamente lo es, aunque quizás sea poco práctico. Grandes plataformas como Netflix o Max aún no han desarrollado aplicaciones para su uso en ese entorno, por lo que los grandes catálogos disponibles son los de Apple TV y Disney+. Y la oferta de películas tridimensionales con las que aprovechar la innovación tecnológica sigue siendo escasa. Lo es también, en estos momentos, el de aplicación, no sólo audiovisuales, disponibles, alrededor de 600, según Apple, además de la información oficial sobre las ventas del dispositivo en las primeras semanas. La compañía aún no ha hecho públicos los datos, pero hay estimaciones que hablan de unas 200.000 unidades.

carne meme

Desde el lanzamiento en la tienda de la Quinta Avenida de Nueva York por parte de Tim Cook, director general de la empresa tecnológica, los primeros usuarios del Vision Pro en Estados Unidos han llamado la atención de los medios y las redes sociales y han provocado también la intervención de la El ministro de Transportes, Pete Buttigieg, que desaconsejó su uso en el asiento delantero de uno de esos vehículos sin conductor, después de que se viralizara el vídeo de un niño a bordo de un Tesla Cybertruck que no hace más que coger el volante con las manos. El precio de estar entre los primeros también corre el riesgo de convertirse en meme, con esas gafas de esquí de las que sale un cable blanco y que dibujan movimientos similares a los de Tom Cruise en Informe de minorías.

A Nikias Molina, uno de ellos, le divierte que sus aventuras con gafas en el metro de Nueva York se hayan vuelto virales. Un creador de contenidos barcelonés de 25 años, especializado en comentar productos Apple en su canal de YouTube, viajó a la ciudad americana para comprarse un par el mismo día que salieron. “De hecho, creo que son para sentarse, en casa”, dice en una videollamada después de dos semanas de uso. “Cuando los llevaba por Nueva York, o en el avión de regreso a casa, la gente me hacía muchas preguntas y era divertido ver cómo me miraban, porque mucha gente todavía no sabe que tú también puedes verlos. » Le gustan, añade, en sus aspectos de «entretenimiento» («no hay mejor manera que ver una película, aunque sea una experiencia solitaria») y «productividad» («es como llevarse la oficina a los hombros» ). “Se puede discutir sobre el precio, y podrían ser más ligeros, pero creo que la tecnología es revolucionaria, como mirar hacia el futuro”, añade.

El barcelonés Nikias Molina, uno de los primeros compradores del Vision Pro.Nikías Molina/Roberto Ortiz

Molina confirma que el afán de algunos seguidores europeos de Apple por echar un vistazo a las últimas novedades tecnológicas ha provocado que florezca un mercado paralelo en plataformas como eBay, donde los nuevos propietarios americanos de gafas revenden un producto ya de por sí caro. El potencial comprador a ambos lados del Atlántico debe saber que a ese precio hay que sumarle los añadidos necesarios para completar la experiencia: la caja, el espacio extra de almacenamiento, los auriculares inalámbricos… En total, el precio final del Vision Pro en realidad alcanza un máximo de $4,600. Y esta es una prueba de la realidad para muchos usuarios.

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.